¡QUÉ BONITA ERES SALAMANCA!

Puedo escribir y no disimular
es la ventaja de irse haciendo viejo
no tengo nada para impresionar
ni por fuera ni por dentro.

La noche en vela va cruzando el mar
porque los sueños viajan con el viento
y en mi ventana sopla en el cristal
mira a ver si estoy despierto.

Me perdí en un cruce de palabras
me anotaron mal la dirección
ya grabé mi nombre en una bala
ya probé la carne de cañón
ya lo tengo todo controlado
y alguien dijo no, no, no, no, no
que ahora viene el viento de otro lado
déjame el timón
y alguien dijo no, no, no

Lo que no llegará al final
serán mis pasos, no el camino.
No ves que siempre vas detrás
cuando persigues al destino.

Siempre es la mano y no el puñal
nunca es lo que pudo haber sido
no es porque digas la verdad
es porque nunca me has mentido.

No voy a sentirme mal
si algo no me sale bien
he aprendido a derrapar
y a chocar con la pared
que la vida se nos va
como el humo de ese tren
como un beso en un portal
antes de que cuente 10.

Y no volveré a sentirme extraño
aunque no me llegue a conocer
y no volveré a quererte tanto
y no volveré a dejarte de querer
dejé de volar me hundí en el barro
y entre tanto barro me encontré
algo de calor sin tus abrazos
ahora sé que nunca volveré.

Antes de que cuente 10, Fito y Los Fitipaldis

¡¡Hola!!

Cada verano tengo más sensación de no parar en casa ni un minuto. Ese frenesí de deshacer maletas, rehacer otras, pisar una ciudad, despertarte en otra y el ya no saber muy bien ni donde me encuentro al abrir los ojos. Lejos del agobio que pueda parecer, os prometo que nada tiene que ver con la agotadora y muchas veces estresante temporada de trabajo. Es más este “ajetreo” es mi mejor receta para recuperar pilas y volver al curso con ganas de comérmelo a bocados.

Todos los veranos pues tienen este factor común, viajes y más viajes, salidas nocturnas, desmelenamientos, sol, mar y visita eterna (en el mejor sentido) a casa de los yayos. Este aún así, está siendo más completito que de costumbre. Repasándolo así por encima, no os miento si os digo, que creo que como mucho he dormido 5 noches en casa (y todo hay que decirlo porque un amigo vino a visitarme) y no he estado ni un día más de un par de horas en casa.

Badajoz, Valladolid, Vitoria, Soria, Zaragoza, Madrid, Pamplona, Salamanca… han sido algunos de mis destinos y los que aún me faltan en lo que resta de verano :)
Hoy precisamente, os vengo a hablar de la maravillosa ciudad de Salamanca pero antes me gustaría volver a la idea de lo bonito y gratificante que es -por mucho que muera por ser una bohemia incansable- regresar a casa de los abuelos.

Puede que sea el ver como se hacen mayores, que yo también me voy haciendo o no sé exactamente muy bien el que, pero en estos días que estoy por mi Reus querida, un millón de sentimientos de nostalgia me van recordando lo mucho vivido en esta tierra, en esta casa, con estas gentes.

El otro día sin ir más lejos, cuando bajé al trozo de playa donde sin duda he pasado mis veranos, me puse inconscientemente a chapotear con los pies en la orilla y así como por impulso sentí esa necesidad terrible de tirarme directa sin necesidad de quitarme la ropa que llevaba. Mi madre, que pareció leerme el pensamiento o que ya me ha visto esa cara muchas otras veces, me gritó como solía hacerme: “Blanca, que nos conocemos…”. Instantes después de mi baño de una hora y pico, estaba escribiendo -como desde que tengo uso de razón he hecho- en la arena esos deseos que esperaba que se cumpliesen y esas cosas que escocían y es mejor que las olas hiciesen desaparecer. A la noche, no pude evitar pensar en que hay cosas que tenemos tan arraigadas que jamás cambian y que alegría da que sigan como siempre.

Ayer, por casualidad, encontré en una de las estanterías de libros, un par de novelas muy usadas, que al parecer he leído tal como mi padre hizo años antes. La verdad es que los títulos no me decían nada pero mi nombre y la fecha en que los leí en la contraportada me dejaron claro que estos libros son de los muchos que devoraba en verano, con ese añadido extra de ilusión `porque tu padre también lo ha hecho y la luz pequeña del salón iluminando timidamente la terraza.

U otro detalle curioso, el otro día estaba ayudando a preparar las bajocas -judía verde redonda típica de Cataluña- cuando no pude evitar sonreír al ver que seguíamos dejando las ya partidas en el mismo cuenco verde de siempre. ¡Cuantas tardes he pasado con mi abuela en el comedor tirando las bajocas a ese tarro! Si ese bol hablase…

Y como hablemos ya de las fotos… Esas que podría situar de memoria en los álbumes pero sin embargo no pudo dejar de ver cada vez que vengo… Creo que pocas cosas me emocionan más que unas fotos antiguas y todos los que todavía estamos alrededor de la mesa viéndolas…

¡Qué por mucho que conozca, experiemente, viaje y descubra no olvide y deje de ver jamás a la tierra que tiene buena parte de culpa!

………………………………………………………………………………………………………………………………..

Tenía que visitar Salamanca porque iba a participar en un campus científico y con la excusa de tener que ir, decidí pasar el finde anterior descubriendo la ciudad con mis padres. Creo que es de las pocas ciudades españolas que me quedaban por ver y una a la que más ganas tenía… Definitivamente, es increíble. De esas ciudades que enganchan nada más ver y deseas retener en tu memoria siempre.

La Plaza Mayor es absolutamente una obra de arte. Me la imaginaba muy semejante a la de Madrid y la verdad es que me sorprendió hasta tal punto que creo que es incluso más imparable. No es exactamente un cuadrado perfecto, dicen los expertos que hay que fijarse sobre todo en los medallones con algunas personalidades españolas de renombre y su fachada principal es ligeramente más alta pero no tanto como se estipuló en sus inicios. Me quedé con ganas de vivir una nochevieja univeritaria en esta Plaza, tiene más que buena pinta… Lo que si que hice fue disfrutar del ambiente juvenil, cientos de adolescentes comiendo, jugado a las cartas o charlando en el suelo de esta imponente construcción y sobretodo comerme un helado en su célebre heladería Novelty. Si vais a la noche tendréis una cola considerable pero vale la pensa solo por contemplar mientras tanto la plaza iluminada. El helado de chocolate negro y naranja está riquísimo, tanto que repetí varias noches!!

En cuanto a las catedrales, solo puedo decir que asombran. He visto muchísimas pero estas son de las que se quedan en la memoria por su majestuosidad, el ambiente que las envuelve y la historia que el resto de edificios que las rodean, inspiran. Yo personalmente me quedo con la nueva, me parece un espectáculo para los sentidos. Dar una vuelta por esta zona también de noche, iluminadas no desmerecen. No olvidéis echar un ojo a la universidad de filología que está enfrente y tampoco al famoso astronauta. Os diré, que este tiene una antiguedad bastante menor pues fue una técnica que utilizó el cantero para redecorar ciertos elementos arrancados y que con el tiempo se convirtió en su sello de identidad.

El Huerto de Calisto Y Melibea es para mí uno de esos lugares que deben ser imperdibles. No obviamente por su arquitectura sino por la belleza natural allí creada. Es un espacio verde que enamora y permite unas bonitas vistas de la catedral nueva. Ahora en verano está abierto hasta la una de la madrugada así que os animo a desconectar y leer ( si es La Celestina, mejor) durante el día y a dar un paseo por el precioso jardín iluminado a la noche. Un amiga que actualmente estudia allí, me dijo que cuando la luz se va es muy romántico y no puede llevar más razón!

La Universidad antigua es el lugar soñado por todo estudiante para aprender. Desafortunadamente, a día de hoy hay habilitados otros edificios para estudios superiores pero creo que con solo verla cualquiera se conforma. Cuando veo, fachadas talladas a mano con esa precisón, siempre me hago la misma pregunta, ¿cómo es poible hacer algo así y en un tiempo tan récord? Para hacer una reverencia, de verdad. La fachada tiene mucho elemento simbólico sobre todo mitológico aunque si algo destaca por encima de todo, sobre todo para los turistas, es la rana. La rana, es símbolo de suerte, sí, pero con ella se dejaba caer la idea de que guiaba al estudiante por el camino correcto al centrarlo en sus estudios y no en pecados carnales que les podían provocar el sifílis muy extendido en aquella época.

Si tenéis oportunidad, visitad la biblioteca de la universidad, se abre solo a grupos de estudiantes por motivos muy concretos (yo la visité con el campus) o a personas concretas que preparan su tesis. Lo que se ve ahí, es flipante. Libros, manuscritos, préstamos desde el siglo XII que son tratados con sumo cuidado. Lo que es en sí la sala es también majestuosa.

Justo un poco más adelante están las Escuelas Menores, no dejéis de verlas, aunque estén un poco escondidas :) Eran lo que hoy en día es la educación primaria y existe un patio bastante bonito en el interior del edificio.

En la calle libreros (que por cierto, no debéis perderos, hay librerías con auténticas reliquias) está la Universidad Pontificia. Es cierto que también tiene un valor arquitectóncico importante pero desde mi punto de vista, nada como aquella que transitaron Fray Luis de León,Hernán Cortés, Góngora…

La Casa de las Conchas, actual biblioteca municipal, puede visitarse gratis y es sumamente particular. Tiene la fachada repleta de 300 conchas pegadas distrbuidas siguiendo una ornamentación mudejar -muchos creen que usaron las conchas porque era el símbolo de la familia que lo adquirió-. El interior da cierta idea morisca y permite una vista impresionante de la Pontificia.

Os recomiendo también la Casa Lis, situada muy próxima al río enfrente del museo del automóvil. Sus vidrieras de colores sobresaltan del resto de la fachada y brillan de manera espectacular cuando los rayos de luz inciden en ella.

El palacio de Monterrey de Salamanca es uno de los máximos exponentes del estilo artístico plateresco. Edificado por el III conde de Monterrey, fue un edificio muy imitado a lo largo del siglo XIX, originando el estilo noplateresco. A día de hoy es uno de los muchos bienes de la casa de Alba.

Otro sitio de interés en la misma plaza que el palacio de Monterrey es el convento de la Purísima, fundado en 1635 por el VI Conde de Monterrey. De estilo barroco, es un lugar muy visitado tanto por hogareños como por turistas dada su belleza arquitectónica.

Si tenéis bastante tiempo podéis acercaros a ver los mil y un conventos con los que cuenta la ciudad, algunos de los más destacados podrían ser, San Benito, la Purísima, las Descalzas, las Úrsulas…

Recomendable es también dar un paseo por la ribera del río Tormes, ya sabéis que para muchos Salamanca es la ciudad en la que se desarrolla el Lazarillo. Si pasáis al otro lado del río, hacedlo por el puente romano, sin duda el más bonito :)

Y ahora dejando a un lado monumentos, os voy a animar a visitar Serendipity, un lugar con mucho encanto que descubrimos por casualidad. Precisamente es el significado de Serendipia, “chiripa, suerte, casualidad, potra; descubrimiento afortunado que surge inesperádamente cuando buscamos otra cosa. Y para encontrar necesitamos una cierta curiosidad y un poquito de suerte”.

Serendípity es un conjunto de salas que permiten a cualquiera disfrutar de aquello que más le gusta, pues ofrecen de todo, talleres, conferencias, cursos,tai chi, punto de cruz, masajes varios, reiki, idiomas, mates, fotografía, manualidades, terapias…

Namasté es la tetería, la puerta de serendípity. Como ellos dicen: “Un espacio de encuentros. De descubrimientos, de amistad, de familia. Donde sencillamente te sientas a gusto. Disfrutando de los aromas a esos chais que te elevan o a verdes que te transportan. Cafeses y tesitos. Empanadas y tartas. Y sonrisas y mucho amor. Y energías de las que suman”.

Y estoy absolutamente de acuerdo. Serendipity y en concreto Namasté engancha. Su decoración es toda vintage y está llena de rincones que sacan sonrisas. Es ideal, tanto para pasar un rato desconectando solo mientras lees como para compartir un rato de charla en buena compañía. Recordad, nada mejor que acompañar este increíble momento con un té, limonada casera o sus batidos naturales, están todos riquísimos!!

No os lo perdáis, está en la calle Serranos, ¡¡ya me contaréis que os parece!!

Si me he dejado algo que os guste de Salamanca no dudéis en dejarlo en comentarios.

Y esto es todo por el momento, nos vemos en nada. Un beso gordo

PD: Disculpad haber tardado tanto en escribir pero en casa de los yayos no hay wifi e ir a la biblioteca en vacaciones no siempre es fácil :)

“Elige batallas lo suficientemente grandes como para que importen, lo suficientemente grandes como para ganar”. Jonathan Kozel.


Decisiones… ¡¡BADAJOZ!!

 

Un día cualquiera no sabes qué hora es,
te acuestas a mi lado sin saber por qué.
Las calles mojadas te han visto crecer
y con tu corazón estás llorando otra vez.
Me asomo a la ventana, eres la chica de ayer
jugando con las flores en mi jardín.
Demasiado tarde para comprender,
chica, vete a tu casa, no podemos jugar.

La luz de la mañana entra en la habitación,
tus cabellos dorados parecen el sol.
Luego por la noche al Penta a escuchar
canciones que consiguen que te pueda amar.

Me asomo a la ventana, eres la chica de ayer.
Demasiado tarde para comprender.
Mi cabeza da vueltas persiguiéndote.
Mi cabeza da vueltas…

La chica de ayer, Nacha Pop

2:57 am

A estas horas me siento a escribir el post después de unos días intensos física y emocionalmente. No sé si coincidiréis conmigo pero después de épocas no muy buenas, intentamos vivir todo con más distancia como si “sentir las cosas” de un error se tratase. Tenemos miedo a confiar de nuevo, a idolatrar una vez más, a dejar de sobrevivir y vivir puramente de nuevo. Tenemos miedo a sufrir, a caer, a volvernos a sentir heridos, así que nos ponemos una coraza e intentamos ir pululando haciéndonos creer a nosotros que nada nos supera y que podemos con todo. Y de nuevo, nos mentimos. Y lo que es peor, nos mentimos sabiéndolo, porque somos conscientes de que no hay nada más bonito que vivir con las alegrías y penas que eso conlleva.

Menos mal que, afortunadamente, durante estas malas rachas, no dejamos de tomar decisiones. Posiblemente, las insignificantes son un trámite mecánico más de nuestro día a día pero ¡ay! con aquellas que nos hacen elegir algo importante, que nos hacen dudar, que nos hacen arriesgarnos… Como te veas infundada en una de estas, el mundo frío, gélido y sin pasiones que pretendías continuar llevando se desmorona y das paso a sentimientos, pasiones y pensamientos que, aunque más irracionales te recuerdan de nuevo que vivir (también con sus sufrimientos), vale siempre la pena.

Hace unas semanas, aconteció la fase final de un proyecto muy bonito que llevábamos meses preparando. Se trataba solo del último paso del mismo pero para mi equipo era mucho más. Era que nuestro trabajo viese la luz cara al público después de miles de obstáculos y otras miles de risas, era un momento en el que nos sentíamos incompletos pero más completos, unidos y cerca que nunca, era la satisfacción del trabajo bien hecho y esos errores que como críticos, aparecían cada vez que lo releíamos, era nuestro agradecimiento mutuo por todo lo que nos habíamos aportado y por lo que brindábamos, seguir aportándonos.

Gracias equipo, poco más que decir, ya lo sabéis todo❤️  , simplemente que la decisión que pude tomar en ese momento, ha sido de las mejores que sin duda tomaré.

Está claro, que no todas las decisiones serán tan positivas, pero yo aún así os animo a decidir. Porque más vale atravesar el puente que anclarnos al muelle preguntándonos que hubiese sucedido de haberlo pasado.

Siguiendo con la decisión de la que os hablaba, decir que además de todo lo ya dicho, me permitió disfrutar, de una de las cosas que más me gusta, viajar y hacer turismo acompañada de mis cracks. El destino en este caso, Badajoz.

Jamás había estado en la ciudad y la verdad es que a pesar de no ser muy grande tiene un encanto muy especial, hay rincones bastante conquistadores y hace lo que se dice realmente calor 😉.

Si os tengo que recomendar plazoletas, me quedo sin duda con la Plaza de España y la Plaza Mayor.

La Plaza de España o de San Juan, de época medieval es el corazón de la ciudad, siendo un habitual lugar de encuentro. Contiene entre otras cosas, la catedral, el palacio municipal y una estatua del pintor Luis de Morales.

Hasta el siglo XVII, la Plaza Alta estaba unida con la San José. Para mí, por su espectacularidad y el arte árabe (que tanto me fascina) fue uno de los espacios que más me sorprendieron de Badajoz. Su gran cercanía al Alcázar y a la Puerta del Capitel sugieren que fuese el asentamiento del mercado o zoco. ¡Para no perdérsela!

¡A ver si me encontráis!

La casa regionalista es un claro ejemplo de la arquitectura regionalista en la ciudad de Badajoz del primer tercio de siglo. Su construcción atribuida a Anabel Pinna debe ser un sitio al que ir sí o sí.

Otra parada obligada es la Giralda. Es claramente uno de los edificios más bellos de la Plaza de la Soledad y de toda la ciudad. Resulta como poco curioso y sorprendente, que se levante como una réplica del famoso monumento sevillano. Fue utilizada en sus inicios como residencia y posteriormente como almacén comercial. Dicen que también fue construida por Pinna.

Como museos sin duda, os animo a ver el original Museo del Carnaval y el Arqueológico Provincial con más de 15000 piezas en exposición.

Si cruzamos el río Guadiana nos encontramos con uno de los edificios más emblemáticos de Badajoz, la Puerta de las Palmas. Se trata de una entrada a la ciudad en lo que era antes el recinto amurallado. Se construyó en la misma fecha que el Puente de las Palmas, con el que queda directamente conectado. Según me comentó algún lugareño, su nombre se debe a las palmeras que tradicionalmente la han acompañado.

Imprescindible es que deis una vuelta por el río y visitéis al menos dos de los cuatro puentes peatonales con los que cuenta la ciudad. El primero, peatonal y más antiguo es el de las Palmas (para mí el más bonito y con diferencia); el segundo es el de la Universidad y a día de hoy también peatonal. Los dos últimos puentes con arquitectura mucho más moderna son los más recientes y por los que circula mayor tránsito de tráfico (conocidos con el nombre de Autonomía y Real, respectivamente).

Pero si hay un monumento que no podéis dejar de ver es la Alcazaba, considerada una de las mejores de España y de las más grandes del mundo. Fue declarada Monumento Histórico-Artístico y representa el origen de Badajoz. La Alcazaba cuenta con un recinto amurallado que procede en su mayor parte de la época almohade. Es por ello que la construcción se caracteriza por ser sencilla y austera. Si tenéis oportunidad, debéis verla por la noche, justo cuando el sol se está escondiendo.

Como zona verde, os recomiendo el Parque de Castelar que ocupa las huertas del antiguo convento de Santo Domingo y tiene más de un siglo de antigüedad. ¡¡Un lugar frondoso con mucho atractivo donde leer, tomar algo, relajarse…!!

Y por si fuera poco, una vez allí, también pude disfrutar de mis niños extremeños que vinieron a verme tras un largo viaje. Os amo mucho y lo sabéis ( a los que no pudisteis venir también, 😀).

Durante nuestra estancia allí, aprovechamos el poco tiempo que teníamos para visitar el pueblo de Elvas en Portugal (situado a unos 15 minutos en coche de Badajoz). Pasamos solo la tarde pero el lugar era mucho más que acogedor. Además del pueblecito en sí, disfrutamos de una feria artesanal -al más puro estilo zoco- que había en la calle ese día.

En esta ocasión no fuimos a visitar lugares concretos sino que nos dejamos llevar y empezamos a callejear a nuestro rollo.

Estas son las repercusiones que tuvo mi acertada decisión… ¡Ójala todas las vuestras sean tan positivas y sino al menos que no os dejen de enseñar!

Esto es todo en cuanto a decisiones por hoy. Seguiremos con más en cuanto tenga un momento.

“Solo una cosa vuelve el sueño imposible: el miedo a fracasar”
Paulo Coelho

Un beso fuerte

 


Siempre nos quedarán….París, Amsterdam y Brujas

Una calle de París…
no es tan sólo oro lo que allí perdí,
una apuesta al corazón
Nunca juegues si sólo queda tu honor.
Y ahora hay una habitación
con un cuadro y un colchón.

Una calle de París…
su recuerdo, todo lo que conseguí;
el adiós de una mujer
se llevó la paga, el vino y el placer.
Y en mi vieja habitación
hay cortinas para que no entre el sol,
no entre el sol.

La noche se llevó
los cuadros, la cordura y la fe,
y nunca más se vio
salir ningún color de mi pincel.
El cuadro que pinté
con tu sonrisa y nunca acabé,
quedó en la habitación
y nunca más se vio.

Una calle de París
me recuerda todo aquello que no fui,
el final de una ilusión
en la noche en que París se estremeció.
Y ahora hay una habitación
con un cuadro y un colchón.

Una calle de París…
su recuerdo, todo lo que conseguí;
el adiós de una mujer
se llevó la paga, el vino y el placer.
Y en mi vieja habitación
hay cortinas para que no entre el sol,
no entre el sol,
no entre el sol,
no entre el sol

no entre el sol
no entre el sol
no entre el sol
no entre el sol.

Una calle de París, Duncan Dhu.

¡Hola a todos!  Mucho tiempo sin pasarme por aquí, lo sé. Perdonadme de veras, pero últimamente por diversas circunstancias no he encontrado el momento oportuno para ponerme a escribirme con calma, a gusto, y de dentro, tal y como a mí me gusta :).

Por una parte, las obligaciones, que cada día ocupan más parte de mi tiempo. Tampoco han ayudado ciertos obstáculos que en ocasiones se empeñan en ocupar nuestro camino. Ya sabéis de lo que os hablo, esos baches que cuando empiezan parecen no tener fin, y no dejan a uno indiferente y con muchas fuerzas precisamente.

Son en esos momentos de bucle cuando nos abrimos menos y no solemos compartir con tanta facilidad nuestras vivencias o sentimientos con el resto. Eso es exactamente lo que me ha pasado. Durante este tiempo no me sentía especialmente comunicativa y si necesitaba expresarme no veía en mi rincón el mejor lugar para hacerlo. Así que poco a poco he ido retrasando el momento… Por fin he recobrado las fuerzas para romper el hielo, sentarme y daros lo mejor de mí. Así que aquí estoy de nuevo, intentando robaros un ratito que espero que disfrutéis :)

A los que estáis aquí leyéndome, gracias por no haberme abandonado, sé que no os lo he puesto fácil. A los que me habéis preguntado por qué no me pasaba por aquí, espero haberos disipado las dudas o al menos haber sido lo suficientemente explícita para que me entendáis sin meterme demasiado en campos más íntimos. Y a los que por primera vez me leéis, bienvenidos! Gracias a todos siempre.

Hoy vengo con un tema que me encanta, de los que más me agradan incluso, viajar. Recuerdo, que hace unos días en un examen oral en inglés de la escuela de idiomas, me preguntaron cual era para mí uno de los mayores placeres de la vida. Os imagináis mi respuesta, ¿verdad? Respondí sin vacilación alguna, viajar. Pocas cosas me hacen más libre, más alocada, más especial, más diferente, más yo. Cuando realicé este viaje  en marzo, necesitaba encontrarme a mí misma y la verdad es que lo conseguí o al menos me perdí del mundo por un tiempo. Qué razón tiene una buena amiga cuando me dice, que no viajamos para escapar de la vida, sino para que esta se nos escape.

En esta ocasión, estuve en París, Amsterdam y Brujas una semana. Sé que dicho así ya suena genial pero os aseguro que si llegáis al final del post, no vais a ser capaces de no fichar alguno de estos lugares para vuestra próxima espada.

Comencé el viaje yendo a París, pero no de cualquier forma, sino en bus (es lo que tienen los viajes de estudios😉  ), así que imaginaos lo divertido a la par que agotador puede resultar estar toda la noche viajando sin poder moverte demasiado de tu asiento.

Nada más llegar, nos dirigimos al Louvre. Inaugurado a finales del siglo XVIII, es el museo más importante de Francia y el más visitado del mundo. Cuando abrió sus puertas en 1973, fue pionero en ofrecer un nuevo concepto de museo, pues pasaba de las manos de las clases dirigentes al disfrute del público en general.

La colección del Louvre comprende cerca de 300.000 obras anteriores a 1948, de las que se exponen aproximadamente 35.000. Pero, como comprenderéis, es imposible contemplar todas estas obras. ¿Sabéis que se necesitarían más de 3 meses para visitar todo el museo del Louvre empleando solo un minuto por pieza?

Lo que yo os recomiendo por tanto es que no dejéis de ver, cuadros imprescindibles como La Gioconda de Leonardo da Vinci, La Libertad Guiando al Pueblo de Delacroix y Las Bodas de Caná de Veronés. Asimismo, imperdibles son esculturas como La Venus de Milo de la Antigua Grecia, El escriba sentado del Antiguo Egipto y La Victoria Alada de Samotracia del periodo Helenístico de la Antigua Grecia.

Una vez vistas, os animo a que os dirijáis a aquello que más os pueda conquistar y que por supuesto, dediquéis al menos una mañana a visitar este grande.

Como curiosidad, decir podéis tomar tantas fotos como queráis en el museo, cosa que en los españoles es prácticamente imposible.

Teníamos tiempo libre tras esta visita, así que decidí perderme por uno de los que se convertiría en mis barrios favoritos de París, Le Marais. Ya había estado en la ciudad de las luces pero siempre con un tiempo gris y con lluvia sin cesar. En este caso, los días fueron estupendos, el sol radiaba y el verano parecía marcar su terreno así que comencé a mirar a París desde otra óptica. Y lo qué disfruté. Quedé prendada de él.

Lo dicho, que aproveché la tarde para visitar el barrio más antiguo, cosmopolita y lleno de tiendas de París. Pero antes de ir, decidí, para no perder tiempo y ser una parisina más, sentarme a comer un bocata a orillas del Sena y como se suele decir, ver mientras tanto la vida pasar. Es genial la paz que captas en momentos así.

Jamás había estado en Le Marais, aunque tenía de muchas ganas por lo bien que me habían hablado de él. Es el barrio que está de moda pero a mí lo que más me cautivó es el ambiente que desprende. Todo el que pisa esas calles va “a su bola”: con su música, sus perros, sus looks arriesgados, enseñando a los cuatro vientos su estilo… No tienen desperdicio tampoco sus fachadas de colores pastel, las cafeterías con encanto, el aspecto ¨viejo¨ de sus calles y tejados, sus fruterías, en general, todo cuanto veas.

Ya veréis que a lo largo del viaje si algo hice fue andar. Sé, que perfectamente podía coger el metro para no darme semejantes palizas caminando pero sí hay algo que me gusta es impregnarme de un sitio “rondando” tanto como pueda por él. Así que para mí, nada mejor, que dejarme llevar, preguntar con mi mapa en mano si voy en la dirección correcta, seguir caminando para evadirme de mi mundo y entrar en otro absolutamente fascinante. Creo que por eso, me encantan las ciudades enormes, porque nunca dejas de descubrir por mucho que camines, siempre queda algo por ver.

Mi primera parada fue en el Centro Georges Pompidou. Se trata del Centro Nacional de Arte y Cultura de París. Diseñado por Renzo Piano y Richard Rogers alberga el IRCAM, un centro de investigación musical y acústica; la Bibliothèque Publique d’Information con un aforo de 2.000 personas, abierta al público; y sobre todo el Musée National d’Art Moderne que posee unas 100.000 obras de arte, una de las colecciones de arte moderno y contemporáneo más completas del mundo.

Yo no subí, me basto con sentarme enfrente de él, rodeada de jóvenes tocando, otros pintando, escuchando el acento francés y cerrar los ojos unos instantes. Aún así, sé que en la sexta planta del edificio se encuentra un restaurante estupendo con unas vistas inmejorables: Chez Georges.

Justo un poquito a la derecha está la Place Igor Stravinsky, una plaza de fantasía que pasa desapercibida en las guías de París y que no podéis dejar de ver. Al igual que el Centro Pompidou, estará a rebosar de gente que transmite todo menos agobio.

A continuación, busqué la Place Des Vogues , la plaza más antigua de París, anterior a la Dauphine. Dicen de ella que es la hermana de la Plaza Ducale en Charleville-Mezieres. La plaza está rodeada por un conjunto de pabellones de ladrillo rojo construidos de forma simétrica. En el centro de la plaza se encuentra un agradable jardín repleto de tilos, decorado con algunas fuentes y una estatua ecuestre de Luis XIII. En la planta baja de los pabellones veréis innumerables cafés y diferentes tiendas de arte.

Desde la plaza subiendo encontraréis la calle Franc Bourgeois, no dejéis de echarle un vistazo. Esta calle está llena de tiendas curiosas, que más que por lo que hay dentro, tienen un atractivo único por sus escaparates curiosos y fachadas hipnotizantes.

Así que 100% os animo a visitar Le Marais, es un barrio increíble en el que lo antiguo y lo moderno conviven en armonía. Sus antiguas calles empedradas y serpenteantes están repletas de magníficas boutiques, cafeterías, impresionantes galerías y mucho más que ha quedado grabado para siempre en mi retina :).

En mi vuelta al otro lado del Sena,  hice una breve visita al Panteón. Era otro de los monumentos que me quedaban de ver en París, y me dejó petrificada. Recuerdo perfectamente subir una calle empinada desde Notre Dame y al mirar al frente encontrarme semejante reliquia. En este edificio que data de finales del siglo XVIII hay enterrados ilustres personajes franceses como Voltaire, Victor Hugo, Rousseau, Marie Curie o Louis Braille.

En mi camino al Louvre, punto de encuentro que habíamos establecido, no puede evitar curiosear los diversos puestecillos que hay a ambos lados del río y echar un par de fotos al Puente de las Artes. La verdad es que del puente queda poco, o mejor dicho, se ve poco porque está completamente cubierto por miles de candados. Los candados del amor. Los visitantes ponen ahí sus candados con sus nombres y el de la persona o personas que quieren y tiran la llave al río, para que nadie los pueda abrir nunca. Me extraño todavía verlos porque pensaba que debido al fuerte peso que ejercían sobre el puente, el ayuntamiento había decidido quitarlos.

El segundo día, nos dirigimos al Palacio de Versalles. Creo que poco nuevo os puedo explicar de él. Es el edificio que desempeñó las funciones de una residencia real en siglos pasados. Su construcción fue ordenada por Luis XIV, y constituye uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de Europa.

Con sus tres palacios, sus jardines y su parque, Versalles es un dominio inmenso, inabarcable, :). Si bien Luis XIII hizo edificar allí un pabellón de caza con un jardín, Luis XIV es su verdadero creador, ya que le dio su amplitud y determinó su destino.

En una palabra, IMPRESIONANTE!

Después de visitar este macropalacio, volvimos a París, donde pasamos toda la tarde. A donde primero me dirigí fue al Barrio Latino, donde estuve visitando Notre Dame, tal y como había hecho años antes.  Es uno de los edificios más señoriales y primitivos de cuantos se construyeron en estilo gótico.

Por cierto, aunque al principio os asustéis al ver una cola interminable, no os preocupéis, en cuestión de cinco minutos estaréis dentro. Además, la entrada es gratis.

Poco después, me dirigí a Sainte-Chapelle, a escasos metros de Notre Dame. Está considerada una de las obras cumbres del periodo radiante de la arquitectura gótica y ¡no es para menos! Consta de dos plantas. La capilla baja, dedicada a la Virgen, era la accesible para la gente común y me recordó a algo así como una mezquita. Tras verla, me quedé un poco desengañada, porque pensaba que tras mil medidas de seguridad, no había más iglesia. Y no, estaba muy confundida. Subiendo una escalera empinada, se accede a la capilla alta, exclusiva para el rey y para la última confesión de aquellos que iban a sufrir garrote. Es de las típicas cosas, que te contienen la respiración, por la buena sorpresa que te causan. No es una iglesia habitual y eso es lo que la hace única. Además de esas enormes y majestuosas vidrieras, claro.

Tras esto, me dirigí a la Opera Garnier y a la Plaza Vendome. Otros ejemplos del museo viviente que es París. La opera es uno de los edificios más característicos del XIX distrito. Napoleón ordenó su construcción al arquitecto Charles Garnier, quien lo diseñó en estilo neobarroco. La Plaza Vendôme es una muestra típica del urbanismo clásico francés. En su centro se encuentra una enorme columna. Esta es una de las plazas de París mundialmente célebres.

Y cuando el sol empezaba a ponerse nos dirigimos al Trocadero para tomarnos unas fotos de la Torre Eiffel antes de subir a la misma un poquito más tarde. ¿Qué os voy a decir que no se haya dicho de ella? Su construcción duró menos de dos años y en ella trabajaron unos 250 obreros, fue objeto de controversia por lo que se planteó derruirla en varias ocasiones pero finalmente no fue así (¡y menos mal!) porque a principios del siglo XX, con la llegada de las guerras mundiales se utilizó como como antena de radiodifusión. A día de hoy, recibe más de 7 millones de visitantes anuales, siendo el monumento más visitado del mundo.

Cené un crep salado de uno de los muchos puestos del Trocadero teniendo esta espectacular vista. La verdad es que fue un momento de calma precioso porque además había luna llena aunque eso sí, tuve que marcharme antes de lo esperado porque un  vendedor ambulante se puso un poco pesado y no me dejó estar demasiado tranquila. ¡Importante que vigiléis vuestras pertenencias, sobre todo a la noche!

Una vez que subimos a la Torre Eiffel solo pude quedarme atónita contemplando todo París iluminado. ¡Es una pasada! Si tuviese que decidir entre subir por el día o a la noche, no sabría elegir. Ambas opciones son la caña. Esta vez lo hice a la noche así que a la próxima lo haré durante el día, ¿no?

El tercer día partimos en bus para Brujas bastante temprano. Fueron alrededor de seis horas y a ser realistas se me hizo bastante eterno porque deseaba tanto pisar esta ciudad con encanto.

El anonimato que vivió Brujas durante más cuatro siglos ha hecho que sea una de las ciudades medievales mejor conservadas del mundo. Fue fundada en el siglo XI alrededor de una fortaleza del siglo IX.

Brujas en el idioma flamenco «Brug» significa «puente», y es que esta ciudad ostenta como nombre el plural de esta palabra debido a la gran cantidad de puentes que en ella existen.

Para mí sin duda Brujas fue penetrar en la Edad Media por un día. Se trata de una ciudad amable, que conserva un rico legado de los tiempos –ya lejanos- en los que fue metrópoli potente, con un poderío económico que se vino abajo cuando perdió su cualidad portuaria que impacta por la belleza de sus casas, el encanto de sus canales, el orgullo de sus viejos edificios…

Podéis verla prácticamente un día -tal y como yo hice- porque es bastante pequeñita así que no os llevará mucho tiempo recorrerla de arriba a abajo.

Entre lo que no debéis dejar de ver está la Plaza Mayor (Markt), verdadero centro de la ciudad de Brujas. Las fachadas son una joya pero sobre todo el campanario os dejará sin aliento. Dicen que tiene más de 300 escalones y que es sin duda, el símbolo de la ciudad. También veréis una estatua a un lado de la plaza dedicada a héroes locales.
Si continuáis caminando, encontraréis la Plaza del Burg. En esta plaza de Brujas hay varios elementos de interés: la basílica de la Santa Sangre, el Ayuntamiento, una antigua escribanía renacentista y un palacio del siglo XVI. Como no, ¡asombrosos!
Tampoco podéis pasar por alto la Catedral de San Salvador. Es la iglesia más antigua de Brujas, corresponde a los siglos XI a XV y cuenta con una robusta torre, de 100 metros de altura. Un poco más alta es la Iglesia de Nuestra Señora de Brujas, un templo de los siglos XIII al XV.
La zona del Beguinaje de Brujas es uno de los lugares donde más calma se respira y uno de los más bellos de la ciudad. El Minnewater, Lago del Amor, conecta con el canal que da entrada al Beguinaje. Al parecer, aquí se congregaban mujeres religiosas (beguinas) siglos atrás, viviendo de forma autónoma y ayudando a los más necesitados. Hoy en día vive gente corriente y/o grupos de monjas de otras órdenes.
Pero si algo os recomiendo hacer es disfrutar divisando alguno de los muchos canales. Yo aproveché por ejemplo para comer mi tupper de macarrones y leer un rato. ¿Sabéis que estuve acompañada de cisnes? Estos animales son habitantes habituales de las aguas de Brujas y según me contaron, tienen aquí una vieja leyenda.

En el siglo XV hubo una revuelta local contra Maximilano de Austria, a causa de una subida de impuestos. Entonces, los revolucionarios decapitaron a un alto dignatario cuyo escudo de armas llevaba un cisne. Dominada la revuelta, Maximiliano ordenó a los hombres de la urbe que a partir de aquel momento alimentaran a los cisnes de los canales, como forma de penar el crimen.

Ahh y otra cosa, seáis amantes del chocolate o no, no podéis abandonar Brujas sin comprar chocolate y no en cualquier lugar, os recomiendo la Chocolatería Line. Había leído muy buenas críticas, pero de verdad, jamás imaginé que fuera tan bueno. No solo es el increíble sabor de sus bombones, sino la ubicación, como está adornado el escaparate y la tienda. El mobiliario evoca al pasado, y es una tienda muy acogedora y nostálgica. El sabor de los bombones impresionante además de innovadores e originales. ¡Están deliciosos, son innovadores e originales!Además, es una de las tres únicas tiendas de chocolate que aparecen en la Guía Michelín.

Esa misma tarde, partimos hace Ámsterdam y llegamos a la Venecia del Norte a la noche. Creo que ninguna hora es mejor, para empezar a comprender el verdadero ambiente que hay en ella.:)

Ámsterdam es difícil de definir, es un concepto de ciudad tan diferente a lo que estamos acostumbrados que engancha. Ámsterdam te hace pensar, te convierte en un alma progresista, en una persona joven por muchos años que tengas, te impregna en su ambiente al instante. Ámsterdam es simplemente única.

Además de contar con una confluencia de canales extensísima (mucho mayor que la de Venecia) si por algo es conocido Ámsterdam es por ser la ciudad de las bicicletas y es que el número de bicis duplica al de habitantes (hay más de 1500000 bicicletas para unos 700000 habitantes). La tradición de montar en bici está más que arraigada y es el medio de transporte tanto de trabajadores, jubilados, jóvenes… El guía nos explicó que es muy fácil ver hasta tres personas por bicicleta, increíble, ¿verdad? Datos aparte, tened muchísimo cuidado al cruzar las calles, centraos más en las bicis que no en los coches, jeje. Por cierto, si tenéis tiempo, no dejéis de ver el parking de dos plantas de bicicletas, ¡alucinaréis!

Como puntos imprescindibles, destaca la plaza Dam, que es la más importante de la ciudad y el punto donde se encontraba la primera presa del río Ámstel en el siglo XIII. En torno a ella fue creada la ciudad y se encuentra rodeada por el Monumento Nacional y el Palacio Real.
Muy próxima a la Plaza Dam, se encuentra uno de los edificios más importantes de la Nieuwe Kerk o la Iglesia Nueva que data del siglo XV. Ha sido el lugar donde han acontecido las bodas reales y la coronación de los monarcas holandeses desde el año 1814..
La Plaza Leidseplein y sus alrededores son otro de los lugares impredibles. Conforman uno de los lugares más atractivos de la ciudad. Por el día, artistas callejeros ofrecen sus espectáculos y la plaza se llena de malabaristas, mimos, traga fuegos y músicos.

La Plaza Spui es un agradable lugar donde pasear sin prisa, tomar un café, leer o conseguir obras de arte y libros. En esta plaza se alza una pequeña estatua llamada Het Lieverdje, que representa a la juventud de Ámsterdam. Además, fue sede del movimiento “Provo” en los años sesenta.

Muy cerca de la animada Plaza Spui podréis encontrar Begijnhof. Se trata de un conjunto de elegantes casas fundado en 1346 para albergar una hermandad femenina católica laica: las beguinas. Hay varios edificios en Begijnhof con su propia historia: la casa más antigua de Ámsterdam y Ebgelse Kerk.

En el número 34 de este vecindario está la casa más antigua de Ámsterdam, que data de principios del siglo XVI y es una de las dos únicas casas que quedan en la ciudad con fachada de madera.

Justo enfrente de sus casas, las beguinas acudían la Engelse Kerk, una iglesia que data del siglo XV. Tras la Reforma, esta iglesia les fue confiscada y en 1665 se vieron obligadas a unir dos casas para construir la Capilla de Begijnhof. La Capilla de Begijnhof fue pues la primera iglesia clandestina de la ciudad.

Importante que os acerquéis a Beginhof antes de las siete y media de la arde, sino, por experiencia, tendréis que volver al día siguiente 🙂

Uno de los reclamos turísticos más importantes de Ámsterdam es el el Mercado de las Flores. Dicen, que en sus inicios (hace más de 140 años), llegaban a diario hasta Bloemenmarkt cientos de embarcaciones con plantas y flores para su venta. Los holandeses empezaron a decorar con ellas sus casas y desde entonces no han perdido el gusto a esta tradición. Hoy en día es un mercado flotante dispuesto en plataformas y barcazas sujetas al Canal Singel.

El recuerdo que sin duda, tenéis que llevar a casa, son los bulbos de tulipán, los hay de mil colores, formas y aspectos y son uno de los símbolos más representativos de la ciudad.

Tal y como es típico en Ámsterdam, tomamos un barco para pasear por algunos de los canales más emblemáticos de la ciudad. Este, nos dejó, por la zona de Prinsengracht desde donde nos dirigimos a la Casa de Ana Frank.

Es un lugar que os recomiendo sin pensármelo dos veces, pero a decir verdad no os encontraréis demasiado. Tan solo las habitaciones donde vivieron, la puerta y la estantería que comunicaba las dos casas y pocos detalles más puesto que Otto, el padre, decidió conservar las habitaciones “desnudas” para que hablasen por sí solas. Desde luego, lo hacen, y más si habéis leído el libro. Os aseguro que saldréis de allí, tras haber sentido en pocos minutos demasiado.¡¡ Importante, si vais a ir, reservad las entradas con mucho tiempo de antelación, sino estarán agotadas!!

No os perdáis, Westerkerk, una iglesia de estilo renacentista que se caracteriza por su austero interior y por una decoración compuesta básicamente por su órgano, muy próxima a la casa de Ana Frank. Yo, no subí, pero me han comentado que tiene las mejores vistas panorámicas de la ciudad.

Ámsterdam es además una ciudad que cuenta con más de 50 museos. Os animo a visitar especialmente el  Rijksmuseum (Museo Nacional)  y el de Van Gogh.

El primero está considerado como el mejor museo de Holanda y desde luego es magnífico. Su colección está centrada sobre todo en el Siglo de Oro holandés pero es que además de obras de arte, deja atónito a todo aquel que descubre su biblioteca. Su fachada decorada  fascina por ser tan diferente a lo que estamos acostumbrados y justo en su entrada están las letras I AMSTERDAM (soy Amsterdam) que ya se han convertido en un lema de la ciudad. Otra cosa más a su favor, es gratis para los menores de edad, así que ya sabéis, todos al Rijksmuseum.

El Museo Van Gogh es también interesante, aunque yo me quedo con el Rijksmuseum. A lo largo de sus tres plantas encontraréis más de 200 obras originales del pintor holandés pero si tenéis tan mala suerte como yo, ninguno de ellos, será uno de sus valorados girasoles (estaban cedidos a otro museo, y volvían justo al día siguiente).

Os he dicho que Ámsterdam es una ciudad liberal, a su rollo, pues he aquí las razones. Ámsterdam es una de las trece ciudades holandesas donde existe la prostitución en los escaparates desde 1911. Esto, que es un avance social tremendo y un hecho de lo más normal para los holandeses, se ha convertido en un atractivo turístico focalizado en el Barrio Rojo para los miles de extranjeros que curiosos ante este acto insólito se dirigen a sus calles. Fuera ahora ideologías, está claro, que con la normalización y legalización de la prostitución se rompe con muchos de los riesgos que está conlleva si se ejerce clandestinamente y se concede a las mujeres una mayor seguridad y protección. Sería interesante que los turistas más allá de ver lo puramente físico, reflexionásemos más sobre este tema.

Para ver el verdadero ambiente festivo del Barrio Rojo hay que visitarlo por la noche, aunque durante el día también tiene movimiento. Está en pleno corazón de Ámsterdam y destaca por sí solo dado la gran cantidad de neones y luces rojas que adornan sus escaparates.

Lo mejor en este barrio, pasear con naturalidad, respetar (eso conlleva no echar ni una foto) y por qué no, visitar la Oude Kerk, una iglesia que rompe con todos los tapujos y con prejuicios estando localizada en todo el cogollo del Barrio Rojo.  Además, enfrente de la misma hay una placa en el suelo que reconoce los derechos de las prostitutas como trabajadoras normales que deben ser respetadas siempre.

El Barrio Rojo también cuenta con numerosos pubs, sex shops y salas de espectáculos eróticos. Dicen que la calle Warmoestraat es de las más interesantes y concurridas, lo cierto es que tiene una curiosidad destacable. En ella se encuentra todavía la primera condonería que se abrió en Amsterdam y desde luego, no pasa inadvertida.

Otros de los muchos locales que podéis encontrar tanto en el Barrio Rojo como en cualquier zona de Ámsterdam son los coffee shops. En estos está legalizada la venta y consumo de marihuana dentro del recinto aunque en muchos de ellos no venden ni alcohol ni se puede fumar tabaco. Dicen los mayores de edad, que aunque no vayas a consumir drogas, es muy interesante entrar y tomar algo mientras contemplas el ambiente.

Por cierto, se me olvidaba, si tenéis tiempo, pasad por Zaanse Schans, un barrio de Zaandam, en el municipio de Zaanstad (creo que se puede pillar un tren directo desde la estación central -nosotros fuimos en bus-). Zaanse Schans es un museo al aire libre del pasado pre-industrial de Holanda y tiene una colección de molinos históricos, la mayoría de más de 200 años que todavía están en uso, así como una buena colección de casas y museos históricos. Asimismo, podréis ver como se fabricaban los tradicionales zuecos holandeses y degustar uno de sus fantásticos quesos.

Espero que con esta descripción os podáis más o menos hacer una idea de la tolerancia y multiculturalidad que se gasta Ámsterdam, ahora solo, os queda, ¡no dejar de visitarla!

En nuestra vuelta a España, hicimos de nuevo una parada en mi bella París donde estuvimos dos días.

El primer día estuve en los lugares que no habíamos visitado en la ida de nuestra viaje, así que esta vez le tocó el turno al barrio de Montmartre o barrio de los pintores. Es otra de mis zonas favoritas de París por lo bohemio que desprende todo lo que la conforma.

Lo primero que visité fue el muro de los “te quiero” “ localizado en la Place des Abbesses y punto muy habitual de reencuentro de enamorados. Es un muro donde está escrito “te quiero” en todas las lenguas del mundo. No creáis que es tan fácil localizarlas.

En la parte más alta, coronando la ciudad de la luz, encontramos la Basílica del Sacre Coeur. El Sagrado Corazón ofrece con sus 130 metros de altitud, una de las vistas panorámicas más increíbles de la capital. Con su estilo romano-bizantino, la basílica también destaca por su increíble color blanco. Es uno de los lugres del mundo que más paz me transmite, no puedo evitarlo… Ese día el tiempo estaba despejado, el cielo estaba de un azul precioso y conforme fue anocheciendo, pude ver “la luna llena sobre París…”!

A tan solo 100 metros de la basílica se encuentra la Plaza Du Tertre, también llamada la plaza de los pintores. Siempre está llena de artistas que exponen y venden sus obras, así como de dibujantes que asaltan al turista para hacerle un retrato rápido.

La plaza esté repletas de cafés y creperías al más puro estilo francés. Las tiendas de souvenirs y productos típicos también abundan en la Place du Tertre y alrededores, y es que es uno de los lugares más baratos y especiales para comprar recuerdos de París. Es tan habitual verte acompañado por una magnífica banda sonora :)

Envuelta por edificios del siglo XVIII, la plaza pertenecía a un antiguo municipio que se unió a París en 1860. En el número 3 todavía se observa una placa indicando que allí estaba el antiguo ayuntamiento del pueblo de Montmartre.

Bajando por las calles de Montmartre me dirigí al Le Moulin Rouge, uno de los cabarets más conocidos de París que precisamente fue construido por un español, Josep Oller. Cuando yo estuve, ya eran las nueve y pico de la noche por lo que no me resultó raro que ya hubiese cola con la gente que deseaba entrar al espectáculo. ¡Un clásico!

Esa fue mi última noche por París puesto que el día siguiente lo pasamos en Disneyland. Yo ya había estado hace unos años, y no soy mucho de personajes animados así que para nada me hubiese importado otro día por la ciudad de las luces, pero ya que se organizó así, lo aproveché para descansar, recuperar la niña que llevo dentro y saludar a algún que otro personaje.

Creo que esto es todo por hoy. Sé que es mucho texto y contenido pero ya que he estado desaparecida os merecíais un buen post. Gracias de verdad, si habéis llegado hasta aquí.

Os lanzo una pregunta, si tuvieseis que elegir, ¿con qué ciudad os quedaríais?

¡Miles de besos!

Nadie encuentra su camino, sin haberse perdido varias veces”


Dejá vu…

Te voy a contar una historia
Todo un cuento sin hadas
Bastaron 2 copitas y una simple mirada
Deseo de escapada
Se palpaba en el ambiente
Pasábamos 3 kilos del decir de la gente

Pensamos en voz alta
Una locura indecente
Tener una aventura qe no entrara en la mente
Le dimos tantas vueltas
A una ruta inventada
Pusimos la directa rumbo a la madrugadaaa…

Nos fuimos pa’ Madriiid
Y sin remordimientoos
Como un deseo infantil
Búscame una pensión
Para comernos a besooos…

ESTRIBILLO

Sí, sí, Madriiid
Y sin remordimientoos
Como un deseo infantil
Búscame una pensión
Para unir nuestros cuerpooos…

Recuerdo aqellos labios
Susurrando al oído
Llévame de tu mano adonde duerme el olvido
Preséntame tu cuerpo
Que las ansias me ahogan
Hagamos de una playa tú la sal, yo la ola

Pongamos esta noshe
Sirva como testigo
Levántame el pellizco que entra por el ombligo
Y come de mi cuerpo
Sin pagar el tributo
Y trepa por mi espalda hasta el último minutooo…

Y va muriendo la noche
Cuando va despuntando el día
Eran mis ganas con tus ansias en silencio
La más sutil de las melodías

Te voy a contar una historia
Todo un sueño encantado
Yo soy del qe se muere sin tener a alguien al lao
Me pierdo en la aventura
En la pasión de unos besos
En las adversidades sólo soy contrapeso

Me considero fácil
Y de manitas muy largas
Aunqe un buen dulcecito nunca a nadie le amarga
Te conocí en el sitio
A la hora precisa
¡Ven! Come de mi cuerpo despacito y sin prisaaa…

ESTRIBILLO

Enséñame el abismo
Que tiene la locura
Prometo ir despacio al tocar tu cintura
Soy de los que se sacian
Con las simples caricias
Hoy voy a hacer de ti […]

Nos fuimos pa Madrid, El Barrio.

 

¿Qué tal fue el finde pasado? ¿Celebrasteis los carnavales? Yo sí, pero esta vez no en Reus. Salí por el pueblo a la noche disfrazada de estrella rockera, pero no de un rockero cualquiera, sino de Duff McKagan, el bajista del grupo estadounidense de hard rock Guns N´ Roses.

La idea del disfraz como no podía ser de otra manera fue cosa de mi amiga Daniela (que representaba al vocalista del grupo). La verdad es que con un par de ropas cañeras y sus manos de artista nos caracterizamos estupendamente pasando un rato agradable y con risas a raudales.

Espero de cualquier forma que, disfrazaándoos o no, hayáis pasado un buen fin de semana.

Precisamente, ese mismo sábado antes de salir, me emocioné muchísimo con el discurso que dio el joven Miguel Herrán al recoger el Goya a mejor actor revelación por A cambio de nada.

Sus palabras decían algo así como: “Sobre todo gracias a Dani. Has conseguido que un chaval sin ilusiones, sin ganas de estudiar, sin nada que le gusta, descubra un mundo nuevo, quiera estudiar, quiera trabajar y se agarre a esta vida nueva como si no hubiera otra. Me has dado una vida, Daniel”.

Estas emotivas palabras que hicieron llorar entre otros a su destinario, Dani Guzmán, director y guionista de la película, me marcaron bastante. Me imagino que quizás se deba a que estos días he estado inmersa en ese sentimiento de agradecimiento y admiración tan fuerte, como el que vi en ese muchacho a través de la pantalla de la tele.

Y es que hay momentos en los que te sientes plenamente agradecida. Agradecida porque la vida te ha puesto delante a gente que vale tanto, que dudas que te la merezcas. Personas especiales que mueven cielo y tierra con tal de ver como la justicia existe. Tesoros que disfrutan tanto o más cuando ven que tus sueños se cumplen. Personas de carne y hueso pero que están tan cerca de la perfección que deberían convertirse en dioses (y os aseguro que por estas rompería mi ateísmo).

Seguramente no acierten siempre, posiblemente habrá un momento en el que no estemos tan físicamente unidas pero os digo con rotundidad que lo que han dejado en ti, no se borrará nunca. Esa huella está marcada a fuego en tu fuero interno y menudo placer el tuyo.

Hoy brindo por ellas, por las personas que  como dice Miguel te dan una vida, por las que te hacen mejor, por esas mismas que te emocionan hasta bloquearte, porque estas deberían ser inmortales.

Y posiblemente en mi agradecimiento, felicidad y suerte está mi incapacidad de darles todo aquello que se han ganado a fuerzas de impulsos, movimientos y garra. Menos mal que  me conocen  también que ya saben que en mi torpeza y atontamiento reside mi aprecio y admiración.

Por más abrazos, más horas compartidas, más risas, más práctica, concepto e ideas, por seguir así. Gracias por este continuo regalo.

Dichas estas palabras que tantas ganas tenían de ser escuchadas y teniendo en cuenta que he llevado una semana movidita en lo que a emociones se refiere, no me resulta extraño que este finde pasado haya sido un poco meláncolico, un finde de morriña.

No soy la única que a veces sin quererlo se encuentra metida en un montón de recuerdos que se posan con fuerza en nuestra mente, ¿verdad?

Me imagino que no depende tanto del sitio en el que nos encontremos ni de lo que estemos haciendo en ese preciso momento sino más bien de las circunstancias que nos afectan y nos recuerdan la diferencia con esos tiempos pasados.

En ocasiones estos recuerdos están tan personificados que se transforman en una especie de “déjà vu”, con la excepción de que no estás en el lugar en el que estabas entonces. En esos instantes, que son fieles a la par que intensos, revives esa misma situación pero con otros ojos. Los ojos de una mayor experiencia, de un mayor camino recorrido, con mayor madurez. Me imagino que es ahí cuando te das cuenta que por mucho que lo desees, ya no eres exactamente el mismo.

El papel que jugabas hace años ya no es el tuyo, estás ocupando otro rol diferente. Quizás igual o más bonito pero que te hacen valorar esos recuerdos desde una perspectiva diferente.

Y disfrutas. Viéndote como la niña que eras, apreciando que todavía su esencia queda.

Mi pasado finde fue definitivamente un fin de semana nostálgico, repleto de recuerdos en forma de olores, de sabores, de imágenes. De cosas sencillas que tanta ilusión me hacían, como el pique constante de mi tato, el intento fracasado de mi padre de reñirme cuando me tiraba encima suya para desgastarlo a besos mientras dormía, el olor inmejorable de mi madre haciendo la comida, o mis intentos de coger algo de comida  de la mesa justo antes de comer en casa de mis tíos sin que me pillasen…

La verdad es que lo he pensado durante un buen rato y  si me tengo que quedar con un sabor por ejemplo estoy con las manos atadas. No sé entre cual elegir, todas las recetas de mi madre son una cura para el alma, que seguro echaré mucho de menos cuando no esté tan cerca de ella. Su repostería es de profesional pero los platos calientes, esos de a fuego lento, su especialidad. Cualquier receta la convierte en suya y todas ellas me traen recuerdos imborrables. Como para no disfrutar con semejantes buenos placeres…

Instantes hay tantos y tan bonitos. Desde esas tardes de viernes en que mi padre me recogía y me llevaba en el camión hasta su nave para que después me cogiera al cruzar las vías en el retorno a casa, pasando por esas mañanas de sábado comprando en el súper con él, como esos peinados imposibles y perfectos que me hacía mi madre, esas pachangas de primos contra tíos, numerosas tardes en la piscina bañándome con el tato, las visitas frecuentes de mis tíos a casa, esas llamadas diarias de los yayos de Reus que me llenaban de vida, esos paseos por Reus con mis padres agarrados de la mano donde yo siempre iba en medio o esas noches de sábado viendo una peli tapados con mantas los tres pegaditos.

Un aroma… sería también algo muy difícil de seleccionar. Ahora mismo puede que me focalice solo en nos cuantos pero de aquí a media hora como me preguntéis seguro que os digo otros tantos y por ello no menos importantes. Me encanta el olor a mi casa, ese tan peculiar a la vez que tan mío; el olor a salitre que me devuelve instantáneamente a aquellos días de playa veraniegos saltando contra las olas y buceando mar adentro, el olor al exquisito café que hace mi tío en el bar, el olor a maquillajes, potingues y cremas de mi abuela que tanto curioseaba y de vez en cuando me echaba y como no, el olor a hierba fresca, a caerse por el parque y levantarse, a frescura y naturaleza, a que el agua todo lo malo barre.

Rincones hay tantos… cualquier calle de mi querido Reus, un rincón cualquiera de mi casa, la parcela del yayo Agustín donde hemos vivido tanto y de manera tan intensa, la casa de los abuelos que tiene también vivencias que parece querer hablar por sí sola o ese lugar por el que solo una vez pasamos pero que nos hizo tan felices…

Tantas cosas…me recuerdan a mí yo no tan lejano y a día de hoy en parte escondidamente existente. Está bien que a veces estos findes de morriña nos invadan lanzándonos un montón de anécdotas que sino quedarían olvidadas y otro sin fin de curiosidades bonitas, de esas que te ayudan a recordar lo que fuiste cuando por momentos también a nosotros mismos se nos olvida.

Definitivamente estos momentos de echar la vista hacia atrás son esenciales. Necesarios para ver de donde venimos y hacia donde queremos dirigirnos. Imprescindibles para seguir manteniendo ideales y recuerdos firmes. Pero, ¡importante! Hay que seguir avanzando, no podemos quedarnos siempre anclados a ellos. Recordad, lo mejor está siempre por venir.

Seguimos esta semana. ¡Un beso enorme!

“Amar no debiera conjugarse; salvo el presente de indicativo el resto de tiempos aniquilan el verbo. Le despojan su genuino significado. Yo amo hoy, ahora, en este preciso instante. Y poco me importan los condicionales, futuros y pretéritos (perfectos o imperfectos). El imperativo es sencillamente un imposible y el subjuntivo una mera hipótesis. Yo te amo y el resto de amores que se conjuguen  como puedan”.


De cartón piedra

Era la gloria vestida de tul
con la mirada lejana y azul
que sonreía en un escaparate
con la boquita menuda y granate,
y unos zapatos de falso charol
que chispeaban al roce del sol.
Limpia y bonita. Siempre iba a la moda.
Arregladita como pa’ ir de boda.

Y yo, a todas horas la iba a ver
porque yo amaba a esa mujer
de cartón piedra,
que de San Esteban a Navidades,
entre saldos y novedades,
hacía más tierna mi acera.

No era como esas muñecas de abril
que me arañaron de frente y perfil.
Que se comieron mi naranja a gajos.
Que me arrancaron la ilusión de cuajo,
y con la presteza que da el alquiler,
olvida el aire que respiró ayer
y juega las cartas que le da el momento:
Mañana es sólo un adverbio de tiempo.

No. Ella esperaba en su vitrina
verme doblar aquella esquina
como una novia.
Como un pajarillo, pidiéndome:
libérame, libérame…
y huyamos a escribir la historia.

De una pedrada me cargué el cristal
y corrí, corrí con ella hasta mi portal.
Todo su cuerpo me tembló en los brazos.
Nos sonreía la luna de marzo.
Bajo la lluvia bailamos un vals,
un, dos, tres,… un, dos, tres… todo daba igual,
y yo le hablaba de nuestro futuro,
y ella lloraba en silencio… ¡os lo juro!

Y entre cuatro paredes y un techo
se reventó contra su pecho
pena tras pena.
Tuve entre mis manos el universo
e hicimos del pasado un verso
perdido dentro de un poema.

Y entonces, llegaron ellos…
Me sacaron a empujones de mi casa
y me encerraron entre estas cuatro paredes blancas,
donde vienen a verme mis amigos
de mes en mes, de dos en dos y de seis a siete…

De cartón piedra, Serrat

 

En uno de los últimos viajes con mi familia sonaba esta canción en el coche. A decir verdad muchos considerarán que es una canción más del maestro, buena, pero una cualquiera, a mí sin embargo me maravilla. Como todas, de nuevo no me deja indiferente.

Quizás lo que más me conquista es la originalidad de la letra, ese amor a lo inerte, ese amor loco de un loco (válgase la redundancia), ese amor que a pesar de la enfermedad, los problemas o lo malo que acontezca, traspasa fronteras o en este caso escaparates :).

Creo que hoy más que nunca necesitamos amor. Ese que nos saca sonrisas, que lucha contra las adversidades, que persigue sueños, que nos une todavía más fuerte a los que queremos, ese, que nos hace libres.

Como ya os adelanté en el post anterior, os deseo para este recién estrenado 2016 miles de deseos increíbles y muchas toneladas de amor. Porque cuanto este brilla nada es imposible. Recordad, lo mejor está siempre por llegar.

Enlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustada

Teniendo en cuenta las fechas que han sido me imagino que lo que esperáis es una recopilación de mis regalos y no seré yo la que os lleve la contraria:) . Aquí van pues algunos de ellos:

-Este primer conjunto era lo que llevaba buscando con ansias desde hacía mucho mucho tiempo. Me parecía súper divertida la idea de combinar un vestido ancho estampado con un jersey tan suave y por suerte voy a poder disfrutar de ella. La verdad es que me enamora todo desde el dibujo del vestido, pasando por la textura del jersey (que es para cuanto menos para no dejarlo de tocar), ese foular en tonos dorados que le da un toque original y ese colgante azul tan precioso que a pesar de regalármelo me amiga Dani con el bolso que os enseño a continuación creo que en este look queda de diez.

Por si os interesa, el vestido y pañuelo es de Brandy, el jersey de Brighty& co, y el collar lo desconozco :)

Enlace permanente de imagen incrustada

Súper mono me parece también este otro outfit. Lo veo ideal porque tiene ese rollito pijo, elegante pero sin llegar a dejar de ser ponible. El cardigan de piel gris me lo trajó el Tió en casa de mis tíos y solo puedo decir que me conquistó. Era otra de esas cosas a las que andaba persiguiendo sin mucho acierto y no me pude quedar más contenta. Una pieza a la que sin duda le sacaré mucho partido.

La camisa de topos con lazada y cuello es otro de esos básicos que es siempre acierto seguro pero que asimismo aporta un aire interesante. Es de Bershka. En cuanto a los leggins, de la misma tienda, destacaría ese detalle en los bolsillos y que son de talle alto estilizando la figura.

Sin duda sus Majestades me conocen bien, estas prendas son muy yo 😉

Enlace permanente de imagen incrustada

Me imagino que debido a mi día a día, no suelo llevar tacones, o al menos taconazos. Porque yo soy de las que cuando se pone un tacón debe ser bien andamio. Todos los zapatos de tacón que he tenido en mi vida han sido infinitos (o al menos según la mirada de mi madre que ve todos abismales) y sinceramente lo que una disfruta viéndose con una ayuda de unos cuantos centímetros de más.

La mayoría de los que tengo son de aguja porque no suelo conformarme solo con que sean altos, así que ya tocaba unos un poquito más gruesos y con un poco de plataforma.

Estos botines negros con brillantes de Marypaz son geniales para cuando quieres ir vestida con un buen tacón pero la ocasión no requiere necesariamente de que sean de aguja o al menos, a nuestros pies no les apetece 😉.

Enlace permanente de imagen incrustada

Para toda aficionada de la belleza y los cosméticos recibir una cesta de estos productos es toda una alegría y yo como buena loca de ellos no pude sentirme más llena :)

Esta incluía un vale para una limpieza de cara (que sólo con pensarlo una ya se relaja), una eye liner negro, rimmel negro con cepillo extracurvo que las alarga bastante, corrector libre de aceites de Eucerin, y unos cuantos tratamientos de exfoliante, mascarilla, jabón e hidratante de Acniben.

En cuanto los vaya probando, os cuento!

Enlace permanente de imagen incrustada

Esta camisa si por algo me gusta es por ser tan diferente a lo habitual. Con ese gris chillón pero que tampoco ralla lo brillante extremo es ideal para casi cualquier ocasión. Con unos jeans nos puede servir de parte superior diferente y combinada por ejemplo con unos pantalones negros rotos, una chupa negra y un buen tacón nos puede dar un rollo completamente roquero. ¡Qué gusto da tener prendas tan versátiles!

Enlace permanente de imagen incrustada

Dicen que el punto que marca la diferencia en un look son los detalles y nunca está de más tener un buen fondo para ir cambiando. Este collar es una de mis últimas adquisiciones que se suma a la colección. Largo, con abalorios en forma de piedra, colores básicos… sólo espero que os guste tanto como a mí.

Enlace permanente de imagen incrustada

Este es el bolso del que os hablaba hace unos instantes y definitivamente no puede ser más bonito. Soy también de las típicas que a pesar de la cantidad de bolsos, mochilas, bandoleras y demás que tiene, siempre sale de casa con el móvil, llaves y dinero en la mano. Así que Daniela para evitar tener que cargar con mis bártulos y “obligarme” a no salir de casa con semejante cacao me lo regaló por estas fechas. Es desde luego una auténtica joya.

Enlace permanente de imagen incrustada

Siguiendo la línea de los complementos recibí también estos pendientes colgantes con dibujo tipo bordado. Son de Bijou Briggitte y creo que me van a acompañar bastante :)

Enlace permanente de imagen incrustada

¿Y qué más must y a la vez más clásico que un colgante de búhos? Recuerdo perfectamente que hace no tanto tenía uno pero debido a mi desorden hace ya tiempo que no lo veo por el joyero. Supongo que los Reyes, que todo lo saben, se habrán dado cuenta y habrán decidido reponérmelo :).

Enlace permanente de imagen incrustada

Otro regalo que me hizo especial ilusión fue esta falda que encontró el peque en casa de mis tatos y me trajo el día de Reyes. Puede deberse a que para nada me lo esperaba y me pareció preciosa pero es otra de esas ropas que estoy esperando con ansias que llegue un día un poco especial para abrir el armario y colocármela. ¿Soy la única que en cuanto tiene ropa nueva por casa, no puede esperar a ponérsela? Os prometo que no aguantan nada en el armario sin ser estrenadas.

Enlace permanente de imagen incrustada

Siempre he sido de las que pasaría horas y horas viendo fotos y emocionándose, lo reconozco, me encantan! La cosa es que tampoco era cuestión de llenar mi cuarto de portarretratos por todos los lados pero una vez que vi esta idea no he podido evitar llevarla a cabo. Para ello revelé mis mejores momentos de 2015 incluyendo frases positivas o aquellas que por algún motivo me han marcado en la web Cheerz y a continuación las coloqué con pinzitas pequeñas en un cordel de colores que puse de estantería a estantería.

Sé que esto es un autorregalo pero no he podido resistirme a enseñároslo por si os sirve! Aunque aquí no se ve muy bien, espero que más o menos os hagáis una idea!

Enlace permanente de imagen incrustada

Quiero despedirme dejándoos una regalo con mucho amor. Se trata de un cuento de Paulo Coehlo que viene a repetir la idea con la que he empezado el post, que con amor todo es salvable  y que tenemos que intentar ver lo positivo de todo lo que venga, intentando no prejuzgar.

LA PLAYA

Estaba en la playa una niña con su padre y él le pidió que probara si la temperatura del agua era buena. Ella tenía cinco años y se entusiasmó al ver que podía ayudar; fue hasta la orilla del mar y se mojó los pies.

-Metí los pies. Está fría- le dijo.

El padre la tomó en brazos, fue con ella hasta la orilla del mar y sin ningún aviso la tiró dentro del agua.

Ella se asustó pero después se divirtió con la broma.

-¿Cómo está el agua?- preguntó el padre.

-Está buena- respondió.

-Entonces, de aquí en adelante, cuando quieras saber alguna cosa, zambúllete en ella.

Paulo Coelho, libro: “Brida”

MORALEJA: A veces prejuzgamos e incluso calificamos una situación sin haber experimentado la misma.

Haciendo caso a Paulo Coelho os pido que por muchos desconciertos, sorpresas o palos que os de la vida no los toméis como totalmente negativos y no los valoréis antes de tiempo, puede que os sorprendan! Dicen que no todas las cosas son positivas, pero hay que aprender a sacar lo bueno de todas las cosas. Si hay que decir que no ha sido positivo, ya lo haremos, pero no perdamos el tiempo haciéndolo con demasiada rapidez.

Mientras tanto, vivid, experimentad, disfrutad, ya sabéis lo que dicen:

“Morir no es triste, lo triste es no vivir intensamente”.

¡Un beso gordo!

Enlace permanente de imagen incrustada


BALANCE DEL AÑO Y NAVIDADES PARA ARON

Un arco iris de color,
así entendías tú el amor.
Todo brillaba bajo el sol,
hasta que un lunes se nubló.
Después, un avioncito de papel
se destrozó contra el mantel.
Yo lo cogí,
y leí tu adiós escrito en él.
No quise ser tu dueño,
sólo vigilar tus sueños.
Ser el guardián de tu sonrisa,
pero tu tenías prisa.
Y poco a poco te cansabas,
hasta cambió el color de tu mirada.
Entonces supe
que todo quedó en nada.
Un mes de Mayo
un mes de Abril,
no sé que tren
fue el que perdí.
Y no te supe hacer feliz,
pero estas cosas son así…
Luego llegó la despedida,
le pregunté ¿por qué me dejas?
Ella me contestó:
Por tu tristeza.
Tu tristeza, Enrique Urquijo

¡Buenas familia!

En primer lugar quiero agradeceros la acogida del post anterior, para mí ha sido súper gratificante leer todos vuestros comentarios. Estoy convencida de que este ha sido mi post más corto en todo lo que llevo de blog y la verdad es que me daba “un poquito de miedo” deshacerme por un momento de uno de mis rasgos más identificativos.

Sin embargo llevaba unos días con necesidad de contaros eso y cuando me puse a redactarlo no me salían tampoco más palabras. Así que pensé que sería mejor dejar en esa ocasión un texto conciso, breve y concentrado acompañado de unas fotos bonitas y por ello finalmente me decanté. ❤Gracias por recibir todo con tanto cariño ❤

Por otro lado y aunque me parezca increíble porque sobre todo esta última mitad del año se me ha pasado volando, ya estamos en navidad. Y sí, ya estamos en estas fechas tan emotivas.

Suelo ser de las que hasta que no pone el árbol, comienza a ver los típicos anuncios navideños y se le echan  los días encima no se mete de lleno en estas vacaciones y ¡esta vez no ha sido una excepción!

He estado tan liada que tan solo hace un par de días que puse mi árbol con mi pequeñín aunque una vez inaugurada la temporada no he parado.

He tenido cenas navideñas con los de clase, quedadas con amigas, amigos invisibles, tardes de compras en busca de regalos perfectos para y por esa persona… Y la verdad es que estoy ilusionada y con ganas de disfrutar de los míos.

La navidad es una época que me gusta porque me trae imborrables recuerdos de mi infancia, esos nervios incontenibles ante la llegada de los Reyes Magos, esas innumerables veces que miraba por la ventana a ver si el pajarito Pinzón había cogido ya la carta de mi árbol para llevársela a sus Majestades, los conciertos que montaba con mis primos tras pasar al año nuevo y atragantarnos con mil y una uvas (que todo hay que decir que no nos comíamos nunca a tiempo), mi cabreo un año al encontrarme con carbón dulce como regalo (con lo buena que había sido 😂) o incluso ese repaso a  la canción del “tio” para poder así estar prácticamente convencida de que alguna cosilla más caería.

Debo confesar sin embargo que desde que pierdes esa magia y esa bendita inocencia de estas fechas, nada vuelve a ser lo mismo. Los ojos no brillarán nunca como aquellas mañanas de finde en las que por una vez al año si era capaz de madrugar 😜.

Asimismo todos sabemos que conforme vamos creciendo las navidades son también momentos todavía mas si cabe para recordar aquellas navidades en las que todavía estábamos todos a la mesa y por fortuna no faltaba nadie…

Pero bueno, como todo en la vida considero que es mejor quedarnos con lo positivo de estas fechas y entre ellas está por ejemplo la dulzura, alegría de los más peques y ese reencuentro al menos una vez al año con los de siempre.

Yo siguiendo la sintonía habitual, he pasado unos cuantos días por Reus con mi familia paterna y ahora estoy de vuelta en el pueblo para estar con la materna.

Posiblemente lo típico por estas fechas en un blog sería haceros una lista con mil y una ideas sobre posibles regalos pero la verdad es que todavía no he mirado nada así estoy demasiado perdida.

Además, hace pocos días de un suceso importante que me impactó mucho y de una forma cruel nos recordó a muchos lo esencial que es valorar y demostrar continuamente el afecto a las personas que queremos. Así que para estas navidades os pido que regaléis amor, que os focaliceis en lo verdaderamente importante y que deis lo mejor de vosotros mismos por ejemplo a Aron.

Conocí a Aron a raíz de un articulo de prensa y la verdad es que me llamó tanto la atención que no puedo por menos que contaros quién es y el movimiento social que se ha creado a su alrededor.

Aron, es un niño de diez años que vive en Out Skerries, una isla de 65 habitantes. Como es lógico en cualquier niño de esa edad, Aron va diariamente al colegio. Sin embargo y para nuestra sorpresa, a la hora del recreo, no puede jugar con sus compañeros porque es el único niño de la escuela. Antes al menos le acompañaban sus hermanos mayores Iván  y Owen así como sus amigos Ethan y Scott Arthur pero estos ya han pasado a la escuela de Secundaria en Shetland.

A diferencia de lo que podamos pensar, Aron se define así mismo como  una persona feliz y aunque afirma que es muy raro a veces no tener a nadie más en la escuela, le gusta la isla por lo mucho que puede descubrir  y explorar en su bicicleta; o por ejemplo en verano por esos largos baños en el mar y saltos desde el muelle.

Eso sí, también asegura que los momentos de soledad están presentes. Y yo que amo la soledad y sus ratitos de paz siempre que sean elegidos, me pregunto ahora como tiene que ser verte obligado siempre a coexistir solo. ¿Cómo tiene que ser no poder disfrutar de los típicos juegos de patio en compañía de otros? ¿Y tener como únicos amigos (con los que, por cierto, no puedes interactuar) a unos patos, ovejas y su perro?

La verdad es que pienso que esa paz interior y soledad en mitad de la naturaleza debe ser genial para coger aire y seguir “viviendo” pero no creo que sea lo más ideal para un niño de esa edad en fechas tan señalas… Seguramente las navidades serían más bonitas y especiales para Aron si pudiera compartirlas con más niños de su edad.

Algo semejante debió sentir Ross McMahon, un trabajador de la red social Reddit, quien conociendo muy bien esta sensación decidió poner en marcha una campaña para hacer que el pequeño Aron pueda sentir nuestro abrigo  estas navidades.

Este “proyecto” no pretende captar regalos, ni dinero, únicamente tiene como objetivo principal mostrar la magia de la navidad a Aron a través de felicitaciones navideñas.

ma_reddit

Al parecer  la acogida ha sido excelente y se ha convertido en un gran fenómeno viral en los últimos días. Como no, desde este pequeño altavoz me quiero sumar a esta gran campaña y aportar mi granito de arena a Aron.

Me encantaría saber que much@s os animáis también a continuarla ya sea desde vuestros respectivos blogs ( aquellos que los tengáis) o bien dejando vuestro apoyo en cualquier medio o red social del que dispongais. Otra idea genial sería que en los comentarios por ejemplo escribieseis vuestras cartas a Aron. Sé que quizás os lleva un poco de tiempo, pero pensad en la gran sonrisa que se le dibujara a este pequeño no sintiéndose tan solo y viéndose arropado por nuestro calor.¡Sé que lo conseguiremos!

Aquí va mi carta, espero que sea la primera de muchas…:

“¡Hola, Aron! Me llamo Blanca, soy una chica que vive en un pequeño pueblecito del sur de Navarra con mis padres pero que continuamente está hablando de Reus, la ciudad de mi padre, porque me encanta. Tengo apenas dieciséis años pero no sabes la de cosas que me gustan y la cantidad de experiencias que quiero vivir.

Entre mis hobbies te diría por ejemplo que disfruto muchísimo practicando cualquier deporte, leyendo horas y horas y manteniendo conversaciones largas (pero sobre todo, enriquecedoras) con la gente a la quiero. Mis proyectos a cumplir también son unos cuantos: quiero estudiar medicina y me encantaría poder especializarme en oncología infantil; una vez acabada la carrera, sueño con poder al menos durante una parte de mi vida poder ejercer en países desfavorecidos, y también; deseo perderme por el mundo y viajar hasta que el cuerpo aguante.

Los que me conocen dicen que soy realmente un pájaro que vuela libre, una apasionada de todo aquello que sea aprender, un terremoto personificado, una impulsora de mis principios, una amante de cantautores, pero también una muchacha desordenada, con carácter y a veces un poco rebelde, jejeje. 

La verdad es que las Navidades, como he comentado en mi post  anteriormente, me traen muchos recuerdos entrañables y ¡los que me quedan! ¿Mi momento favorito? Serían varios pero uno que me encanta es despertarme el día 25 con Ferreros en la cama de al lado en casa de mis yayos e ir poco a poco comiéndome  todos hasta no dejar ninguno.Te prometo que durante algunos años no pillaron mi táctica y pensaban que no los habían preparado.😉. ¿Cuál es tu momento preferido? ¿Y qué producto típico te hace devorar tal y como yo hago?

Además estoy preparando unas sorpresas con mucho amor para unas personitas muy especiales para mí este año. Todavía no te puedo desvelar nada pero en cuanto tenga todo atado, no dudes que lo contaré, jejeje. ¿Te doy una pista? Van a desplazarse…

Por cierto, ¿sueles poner algún tipo de decoración especial en estos días? Yo este año solo he adornado un árbol pero estoy en vistas de preparar un par de centros bonitos con velas como suelo hacer generalmente. Por allí, ¿soléis hacer lo mismo? ¿Qué es lo que preparáis sino?

Aron, creo personalmente que estas fechas estarán siempre para demostrar lo que verdaderamente sentimos, para juntarnos con los que realmente nos importan y para no perder nunca ese espíritu infantil. Así que rodéate de los tuyos, exprímelos al máximo y llénate de alegría.

Estoy convencida de que va a ser tal el cariño que vas a recibir que a partir de ahora vas a desear que no acaben. Que pases unas felices fiestas y un próspero año nuevo, que el 2016 te traiga mucho “mundo” y como yo suelo decir, pocos amigos pero verdaderos.

Te mando abrazo muy muy fuerte que atraviese el océano,

Blanca.

Desde mi rincón todo mi cariño para él y para todos esos Arones que en estas fechas también se meten por un motivo u otro en sus “yo interno” y se sienten solos. Como he dicho, sé que estas fechas pueden ser duras y para algunos incluso insoportables pero en la medida de lo posible intentemos que transcurran al menos de manera aceptable.

Por otro lado, me gustaría hacer una valoración general de este año 2015 a nivel del blog y también eso se traduce, me supongo, en a nivel personal.

En cuanto a este, nuestro rincón debo reconocer, que no he sido muy puntual. A veces por falta de tiempo, estrés y la ajetreada vida que llevo y otras porque no me veía con la capacidad de proponer un tema en el que en ese momento no me sentía inspirada.

Yo personalmente para escribir necesito motivación, alcanzar ese estado de maduración y creo, por mucho que a veces lo maldiga, no siempre es posible lograrlo.

Me imagino que en todo este tiempo ya habréis podido comprobar que soy bastante perfeccionista y por tanto me niego a ofreceros un contenido sino lo veo como yo considero que debe estar, motivo por el cual se han distanciado mucho unas entradas de otras.

Lo siento de veras. Intentaré en este 2016 fijarme a una rutina en este espacio y no salirme de ella. No me gusta hacerme esperar.

Si hablamos de este año, al menos hasta este mes, no me puedo quejar. He vivido aventuras increíbles que nunca olvidaré como mi estancia en Canadá o mi asistencia al campus de Soria, gracias a esto he conocido a gente insuperable, asimismo he tenido a los míos cerca con salud y a pesar de los obstáculos que se nos han presentado hemos podido entre otros superarlos.

Un año tan enriquecedor y para el recuerdo que sin embargo ha acabado bastante peor de como empezó.

Espero que este 2016 nos cure o al menos calme las heridas, nos de salud ( el regalo sin duda más importante) y que nos enseñe -a poder ser no a fuerza de golpes-  la necesidad de disfrutar de los buenos momentos como si fueran los últimos.

Enlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustada

Os deseo lo mejor para el año que se acerca! Qué esté poblado sobre todo de magia y amor!

FELIZ AÑO


CELEBRA LA VIDA

No sé si soñaba,
No sé si dormía,
y la voz de un ángel dijo que te diga,
Celebra la Vida.

Piensa libremente
ayuda a la gente
y por lo que quieras
lucha y sé paciente
lleva poca carga,
a nada te aferres,
porque en este mundo,
nada es para siempre.

Buscate una estrella,
que sea tu guía,
no hieras a nadie,
reparte alegría.

Celebra la vida,
celebra la vida,
que nada se guarda
que todo te brinda.
Celebra la vida,
celebra la vida,
segundo a segundo,
y todos los dias.

Y si alguien te engaña,
al decir te quiero,
pon mas leña al fuego
y empieza de nuevo.

No dejes que caigan
tus sueños al suelo
que mientras más amas
más cerca está el cielo.

Grita contra el odio,
contra la mentira,
que la guerra es muerte
y la paz es vida.

Celebra la vida,
celebra la vida,
que nada se guarda
que todo te brinda.
Celebra la vida,
celebra la vida,
segundo a segundo.

No sé si soñaba,
No sé si dormia,
y la voz de un angel dijo que te diga..

Celebra la vida,
celebra la vida,
y deja en la tierra tu mejor semilla.
Celebra la vida,
celebra la vida,
te escucho más bella
cuando tu me miras.

Celebra la vida,
celebra la vida.

Celebra la vida, Axel Fernández

Últimamente he vivido experiencias maravillosas. Cosas que la verdad, pensaba que a mí no me sucederían, que eran solo de otros. En poco tiempo he conocido a gente insuperable y con muchas de ellas he compartido vida, intimidades y skypes eternos (no para mí) que aunque no solucionan el mundo tienen un poder curativo bestial.

Creo sinceramente que es el momento de pararnos a pensar y decidir que queremos hacer con nosotros mismos para darnos así la felicidad que sin duda nos merecemos.

Enlace permanente de imagen incrustada

Y creo que es esencial enrrollarme con este tema ahora porque en muy poco tiempo he visto demasiadas caras de derrotismo, de infelicidad debidas fundamentalmente a esas dudas internas que tanto nos afectan y a esa ansiedad que a veces nos nubla la vista y nos hace plantearnos si realmente vamos por el sendero por el que siempre hemos querido caminar.

Por eso, sólo os puedo animar desde mi rincón a que no os detengáis nunca, independientemente de las cosas buenas, regulares o malas (que a veces son muchas y de manera repetida) que os sucedan, continuéis caminando hacia adelante.

Que confiéis en vuestro potencial y en la fuerza del trabajo bien hecho, que tengáis paciencia, que no deis una libertad excesiva a vuestras lágrimas y que os imaginéis la cantidad de cosas buenas que os esperan.

Enlace permanente de imagen incrustada

Hace un par de semanas, deambulaba por casa, sin ganas, perdida, desorientada y lo que es peor sin motivos por los que luchar porque un par de circunstancias negativas habían afectado a mi hasta entonces normal vida.

No encontraba por esos momentos, un sentido a lo que hacía, a lo que era, por lo que luchaba y como cualquier persona humana me deprimí bastante.

Creía que estaba perdiendo el tiempo y la vida en algo que realmente no me estaba dando los resultados deseados y que de seguir así no me llevaría a mi objetivo principal, mi felicidad.

Sin embargo, la causa principal de ese fracaso era yo misma, la falta de confianza en mí misma, en mis cualidades, en aquello a lo que puedo y soy consciente que puedo aspirar. Era esto lo que me hacía no parar de comerme la cabeza indebidamente e incesantemente.

Así que por favor, una vez que hayáis elegido el camino que creéis que es el que os corresponde, daros tiempo y no agrandéis el problema antes de que este sea grande.

Enlace permanente de imagen incrustada

Si cuando los días pasen os dais cuenta de que este no es el tren en el que ahora deseáis montaros, bajaron en esa estación y pillar otro para que os lleve a vuestro destino.

Porque otro error es ese, creer que el fracaso significa cambiar, no quedarse con lo ya establecido, intentar renovarlo si vemos que ya no va acorde con nuestra madurez.

Yo humildemente no estoy de acuerdo. Considero que lo verdaderamente incorrecto es seguir en ese medio que ya no te gustaba, haciendo algo que no te llenaba y sometid@ a un ambiente que no era el tuyo.

Así que ved lo que otros consideran un fracaso, con una oportunidad de crecer sobre todo psicológicamente, con una opción para cambiar de aires y como una nueva aventura agradable que afrontar con respeto e ilusión.

Enlace permanente de imagen incrustada

Mirad a la vida con alegría y encontrando siempre mil motivos por los que sonreír. Convertid todos aquellos comentarios o reflexiones destructivas en expresiones positivas que os motiven y os alejen del enemigo que lleváis dentro.

Mantened también cierta distancia con aquellos que puedan resultar tóxicos y cuya presencia no pueda aportarte nada en tu increíble sendero.

Enlace permanente de imagen incrustada

Y continuad… Luchando por lo que queráis, cambiando de sendero, experimentando, descubriendo, agradeciendo, valorando…. La felicidad con altibajos incluidos llegará a vosotros para instalarse y prometerá no abandonaros nunca.

Sed felices, yo desde aquí, os mandaré mi fuerza siempre. Y recordad que en las caídas, lo mejor es levantarse, reírse de uno mismo y seguir hacia delante.

OS QUIERO MUCHO

Enlace permanente de imagen incrustada

 “Sabes si estás en el camino correcto cuando a cada paso sientes la alegría de vivir”
Alejandro Jodorowski.


PUEDO…

¿Cuánto tiempo crees que podré bailar sobre tu mano
sin echarme a perder?
Nunca olvides que al final el siervo será el amo si
persiste en ver ..
que la misma luz que me ciega .. guiará cada uno de
mis pasos,
será entonces cuando tú me echarás de menos tanto,
tanto, tanto ..

Porque puedo ser romántico ..
y puedo ser un cínico.
Puedo ser auténtico ..
y ser el más ridículo.

Porque puedo ser romántico ..
y puedo ser un cínico.
Puedo ser auténtico ..
y ser el más ridículo.

Nadie me impondrá etiquetas para anclar mi vida a un
guión de papel,
nadie me dirá que jamás alcanzaré la cima que yo
quiero ascender ..
Es mi voluntad la que me ha empujado cada vez que
he doblado las rodillas ..
la que nunca deja de creer ..

Que yo puedo ser romántico ..
y puedo ser un cínico.
Puedo ser auténtico ..
y ser el más ridículo.

Puedo ser romántico ..
y puedo ser un cínico.
Puedo ser auténtico ..
y ser el más ridículo.

Puedo ser el hombre que yo quiera ser ..
Puedo ser una mujer ..
Puedo ser anciano y niño a la vez ..
Puedo ser ateo y místico a la vez ..
Puedo ser algo amante y libre .. a la vez.

Puedo, La sonrisa de Julia

 

 

¡Hola bombones! Ha pasado más de un mes desde mi última entrada y no veáis lo que he echado de menos nuestros momentos. Como os imaginaréis ha sido el trabajo lo que me ha impedido estar por aquí, pero una vez más o menos liberada vuelvo con más ganas si cabe.

Ha sido tanto lo que me ha tenido este verano: Canadá, juergas, el Campus Científico de Soria, anécdotas para el recuerdo… que no exagero si digo que en los últimos meses el blog se ha reducido a explicaros detenidamente muchas de mis aventuras. En cierto modo, me ha gustado mucho haberlo hecho, ciertas experiencias no se viven cada día, y no hay nada mejor que compartir aquello que tanto te ha aportado con gente a la que quieres pero la normalidad ya me reclama y por tanto también en el blog retomaré algunos temas que tenía olvidados… Música, lectura, deporte, curiosidades y también mi versión más criticona y denunciante! En este tiempo ha pasado mucho y yo desde mi humilde papel no me pienso quedar para nada quieta…. Algunas cosas ya están en marcha, en cuanto pueda saldrán a la luz :)

He pensado que sería una buena idea recopilaros algunos productos, ideas, recomendaciones… en una entrada por si os resultan útiles o simplemente por ofreceros mi opinión. Como veréis, hay un poco de todo… ¡Espero que lo disfrutéis!

Abre tu mente con un vicio saludable

Si hay algo que hago en verano es leer pero lo de esta verano ha sido demasiado. En palabras de mi madre: ¡Tú das de comer a las librerías mientras a mí me arruinas. No te queda ningún libro por devorar hija mía, ¿verdad? La verdad es que aún me quedan muchas obras por leer pero le he dado un buen repaso a bibliotecas y librerías. Hoy os presento algunos ejemplos que por una u otra razón me han resultado atractivos:

“Sexualmente”,”Los caracoles no saben que son caracoles”, “Para Ana de tu muerto” y “Lo inevitable del amor” de Nuria Roca y Juan del Val (en el caso de los dos últimos) me han conquistado. Por su lectura fresca, fácil, divertida, entretenida, de esa que te engancha hasta tal punto que acabé los cuatro en menos de un día. Los recomiendo al 100% por su original trama, su punto cotidiano que los hacen tan apetecibles y por ese punto de humor que desprenden y sin duda traspasa.

Enlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustada

“Cuando volvamos a casa” es la primera novela de la actriz Nuria Gago y también me dejó un genial saber de boca. En la misma línea que los anteriores, reflejan un mundo de caos, juventud, desorden mental, físico y emocional. El típico momento de inestabilidad emocional que todos alguna vez hemos padecido pero que dejado madurar y sin el planteamiento de solucionarlo puede hacer mella provocando una vida de inseguridad, dudas… Esta situación se mantiene en pie en gran medida gracias al apoyo de un círculo íntimo que a pesar de compartir unas vidas semejantes, darán ese calor y apoyo tan especial y necesario, como para encontrar el sentido al día a día. ¡Chapó!

Enlace permanente de imagen incrustada

“La chica del tren” de Paula Hawkins es una novela de suspense, que tampoco deja a nadie indiferente. La historia comienza en un vagón del tren en un instante y será precisamente ese momento el que marcará todo lo que viene. Bajo borracheras, locura y realidad el misterio se resolverá en una acción rápida, intrépida y agónica. Desde mi punto de vista no es la obra del siglo pero sí está bien para pasar un rato ameno y de lectura fácil.

Enlace permanente de imagen incrustada

Como véis, hay algunos libros que están en catalán y es que quiero ir perfeccionando la escritura en esta lengua. Al no saberme muchas reglas de ortografía ni gramática, el leer me permite memorizar estructuras y poco a poco ir mejorando mi catalán escrito. Además lo bueno que tiene es que mientras estás leyendo para ti mismo, vas inevitablemente repitiendo esas palabras en tu cabeza. Así que mato dos pájaros de un tiro, el escrito y el oral. :)

“1Q84” de Haruki Murakami. Descubrí a Murakami este verano a pesar de que hacía tiempo que tenía ganas de adentrarme en alguna de sus novelas posiblemente porque se rumoreó y mucho que ganaría el Premio Nobel. Aunque esto no sucedió, en cuanto tuve oportunidad me lancé a uno de sus libros. Me enganchó desde el primer momento, luego tras un hecho concreto del libro sufrí una cierta decepción pero mi cabezonería no me permitió dejarlo y finalmente mi crítica general es bastante buena. Seguro que si alguno de vosotros lo ha leído estaréis de acuerdo conmigo es que muy diferente a nuestra literatura, tanto en el guión argumental como en los elementos personificados que casi son un personaje más. ¡Habrá que lanzarse a por alguno más de Haruki! ¿Cuál recomendáis?

Enlace permanente de imagen incrustada

“Limpieza de Sangre” de Arturo Pérez Reverte. He sido de Reverte, soy de Reverte y siempre lo seré. Puede deberse por ejemplo a la gran afición de mi padre a este autor pero desde luego estoy convencida de que eso no hubiera sido suficiente como para tanto halago a este hombre. Desde luego, mi lectura de sus artículos de opinión han tenido mucho que ver y puedo decir que muchos de ellos me han llevado durante un largo rato a una reflexión pausada, tranquila pero de la que se extrae mucho. En este caso hoy os muestro el segundo tomo de “Las Aventuras del Capitán Alatriste”, una obra que se desarrolla en el Madrid del siglo XVI y en la que más allá de la trama se observa a la perfección el mundo de las apariencias, las diferencias sociales, la importancia de ser puramente de sangre limpia… Desde luego si pretendéis documentaros de alguna época nada mejor que un libro de Reverte en el que además de una buena descripción encontrareis unas divertidas aventuras.

Enlace permanente de imagen incrustada

“También esto pasará” de Milena Busquets. Hace poco me recomendaron esta delicia de libro en un momento en el que quizás me enfrentaba a una despedida de una de las pérdidas que más pánico me hubiera dado perder. Afortunadamente parece que no ha sido así pero este libro sin duda me ha ayudado a aceptar y comprender que precisamente lo que más duele es que otros se vayan y tú quedarte… Habla de la muerte, y de la enfermedad, y habla del que se queda aquí, en la tierra, con el corazón y la cabeza desordenados. Sin duda, una lectura imprescindible. Me quedó con el título y positivo mensaje final de la última página, “También esto pasará”.

Enlace permanente de imagen incrustada

“Las cosas que no nos dijimos” de Marc Levy. Tras ser socorrista, jefe de una empresa de imagen digital y fundar un despacho de arquitectura, cuando contaba con treinta y nueve años se lanzó con su primer libro (“Ójala fuera cierto”) dedicado a su hijo. Levy es hoy en día un escritor de éxito y sin embargo jamás había estado entre sus lectoras. Este verano paseaba plácidamente por una librería cuando el título me llamó la atención quizás a mi parecer por el pastelaco mensaje que diría una amada/o a su compañer@ pero en contra de ese pensamiento volví con el libro a casa. Nada que ver con mis predicciones, este libro hablaba de la relación de un padre con su hija. Es una conversación de reproches, cruda, forzosa que poco a poco irá desvelando a los dos protagonistas hasta lograr un cambio radical de  sus sentimientos, comportamiento, pensamiento… Es un canto a no prejuzgar, a conocer el por qué de las actuaciones, a ponerse en la piel del otro… A entender a nuestros padres…

Enlace permanente de imagen incrustada

“Paula” de Isabel Allende. En esta novela me encuentro inmersa ahora mismo y aunque no puedo dar una crítica total de la obra mencionaré fundamentalmente lo conmovedora y desgarradora que es. Se trata de un emotivo, doloroso, melancólico y extenso diálogo que plasmó por escrito la autora a su hija Paula, cuando esta estaba sumida en un estado de coma.  No puedo dejar de emocionarme cada vez que Isabel se dirige a su niña y más siendo consciente de la fustración y rotura que como madre está padeciendo. Admirable es pues el hecho de que se nos abra en canal para volver a su pasado, presente y a esa quizás oscuro futuro…

Un libro duro como la vida misma que inevitablemente genera un sin fin de reflexiones acerca de la apreciación a la vida pero que asimismo ofrece una pequeña luz positiva, de fuerza, coraje y esperanza. Antes de empezar a leerlo tenía claro que seria un libro de que me marcaría pero desde luego jamás pensé que pudiera encoger tanto el alma. ¡Imprescindible!

Este libro será posiblemente mi siguiente objetivo, lo compré en el aeropuerto de Heathrow poco antes de embarcar en el avión que me traería de vuelta a España y la verdad es que el argumento es como poco interesante. ¡Ya os contaré que tal!

Enlace permanente de imagen incrustada

Estos libros no son exactamente para leer pero creo sin embargo que les voy a dar mucho trote. Descubrí estos diccionarios en un bazar de todo a un dolar en Red Deer y además de baratos me parecieron súper completos. Además el hecho de que sean de bolsillo, es imprescindible para que los pueda llevar siempre conmigo.

Enlace permanente de imagen incrustada

Cuídate siempre

Me habían hablado muy bien de la marca de cosméticos Rituals pero fue probar sus lociones corporales y geles y caer rendida a sus pies. Nada más entrar a sus tiendas conectas con una mezcla de olores que te lleva al paraíso y la relajación más absoluta. Además las dependientas son una delicia y te enseñan su amplia gama de productos con un trato de diez. Yo cogí la crema y gel Yogi Flow que combina los tradicionales ingrediente del Ayurveda: el aceite de almendra dulce y la rosa centifolia en formato normal y en versión bolsillo (que me llevé a Candá) me decanté por Happy Buddha que combina el poder refrescante de la naranja dulce con las cálidas propiedades del cedro resultando súper refrescante.
¡Lo mejor de todo que duran una pasada pues con una gota de gel tienes una rica y nutritiva espuma al contacto con el agua!

Enlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustada

Aunque dedicaré una entrada especial a mi querido maquillaje pues últimamente lo tengo abandonado, hago un adelanto recomendándoos 100% estos pintaúñas efecto gel de Kiko que duran un montón y los hay variadísimos. En este caso yo opté por colores potentes y veraniegos como el amarillo y el verde, que todavía me sigo poniendo, y mis imprescindibles negro y azul marino.

Enlace permanente de imagen incrustada

Imprescindibles en mi día a día son también las toallitas Eritrosis de las que ya os he hablado más de una vez. Básicamente limpian la piel a través de una desinfección exhaustiva y ayudan a secar los granos. Yo me las aplico al levantar y acostar. Si sois de los que como yo tenéis el acné como acompañante, os aseguro que esto es de los tratamientos más efectivos que encontraréis.

Enlace permanente de imagen incrustada

Renueva el armario

La verdad es que conozco a muy pocas personas que no disfruten con una tarde de compras. Quizás lo mío es ya demasiado pero…. Imposible negar que se trata de un buen plan para desconectar, ¿no?

Camisetas…¡muchas camisetas es a lo que últimamente me lanzo!

Enlace permanente de imagen incrustada

Y además muy oversizes, últimamente no sé muy bien por qué me ha dado por este rollo de camiseta amplia que tan bien queda con vaqueros pitillos. Estas tres concretamente me las compré en Canadá, el primero por la izquierda es un polo pretito azul turquesa de Aéropostale, la segunda es de Abercrombie&Fitch y la última en un azul más botella es de Roots, una marca muy canadiense que me aconsejaron bastante por la calidad de sus productos.

Enlace permanente de imagen incrustada

Estas me las cogí en España antes del viaje. No tienen nada especial salvo pequeños detalles como una abertura lateral en la primera o frases positivas que siempre vienen bien para animar el día. Son de Bershka.

Tan importante como la ropa en sí son los accesorios y la verdad es que estos botines de piel marrón de Stradivarius me tienen enamorada porque pegan con cualquier look informal y a la vez son muy cómodos. Últimamente no me despego de ellos, ¡parece que no tengo otros!

Enlace permanente de imagen incrustada

Estas con la llegada del frío no me las pongo ya pero sin duda también anduvieron conmigo unos cuantos kilómetros canadienses tras comprármelas al inicio del viaje en un centro comercial de Calgary. A decir verdad, al principio no me convencieron, no sabía si el estampado pegaría con todo y si les sacaría partido pero el hecho de no haberme tenido nunca unas Vans y encontrármelas tan solo a veinte dolares hizo que no me lo pensara demasiado. A día de hoy creo que no pude hacer mejor compra, no solo es que me encantan sino que son súper originales.

Enlace permanente de imagen incrustada

Este año no os he hablado de mis regalos de cumpleaños así que aprovecho este post de recomendaciones para mostraros algunos detallitos. Mi Judi, Isa y Andre me regalaron entre otras cosas un bonito collar colgante junto con su pulsera de Ale-Hop. Aunque son preciosos, sin duda, me quedo con vuestro texto😉 !  Os quiero mucho pero mucho brujitas!

Enlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustada

Aunque ahora todavía no hace bastante frío, seguro que en nada podré echarme a la calle enrollada en bufanda, gorro y uno de estos dos pares de guantes. Nada más vérselos a un compañero supe que no me iría de mi querida Canadá sin ellos pero antes de que me diera tiempo a comprármelos ya los tenía en casa. Again, thanks host family!

Enlace permanente de imagen incrustada

La importancia de aquellas pequeñas cosas

Soy de las que pienso que las pequeñas cosas pueden significar mucho. Con gestos sencillos hay veces que podemos cambiar el mundo o al menos tomárnoslo de otra manera. No sé si seré la única pero cuando estoy más deprimida, me pinto los labios de rojo y como que comienzo a mirar a las cosas con mejor actitud. Así que últimamente estoy dando especial relevancia a los detalles.

Cuando en Red Deer fuimos a pintar figuras de cerámica decidí decantarme más que por una figura por una palabra. Y en concreto por el amor, que tanto engloba. Así que además darle un punto divertido a la habitación, cada vez que paso por la estantería quedo impregnada de buenas vibras.

Enlace permanente de imagen incrustada

Mientras preparo el post estoy escuchando una de las canciones que más me gustan de Sabina: Peces de ciudad. En una de sus frases dice: “En Comala comprendí que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”. Escuchar esto mientras no paro de remirar una y otra vez fotos de Canadá o cuando no paro de enseñaros cosas de allí, me hace pensar. ¿A qué se referirá el maestro Sabina con esto? No he podido evitar investigar y al parecer la frase hace referencia a un libro de Pedro Páramo. En él, en líneas generales se desprende la idea de que al volver tras un cierto tiempo a aquel lugar en el que fuiste feliz, te das cuenta de que has cambiado y el sitio trae nostalgia, ya no es lo que anhelabas, lo que tú esperabas. Solo son recuerdos, esos recuerdos que te hicieron feliz hasta el día que decidiste dejar el lugar.

Tenga o no razón Joaquín (que posiblemente la tenga, no faltaba más), mientras tenga la oportunidad de volver a ese lugar que tan feliz me hizo (aunque sea para comprobar su afirmación), me llevo a Canadá a todos los lados. Y nunca mejor dicho pues con este llavero nunca se me olvidan las llaves en casa.:)

Enlace permanente de imagen incrustada

Poniendo banda sonora a tus instantes

Si bien es cierto, que la mayoría de las recomendaciones que os he ofrecido son para que nos cuidemos por fuera también creo en la importancia de mantenernos sanos por dentro. Así que aquí va buena música para alegrarnos el día:

White Dove (Paloma blanca) de Scorpions. Pocas canciones me penetran tanto desde su inicio. Esta en particular es perfecta (al menos para mí) para despertares con legañas todavía en los ojos y miradas que se entrecruzan con una amiga que es tu otra mitad.

Puedo, La Sonrisa de Julia. Canción que nada más escucharla me transmite buenas vibraciones, me anima a ser lo que quiera, a lanzarme al vacío, a poder ser mejor. Da título al post porque una vez más desde aquí me apetece llamar al positivismo y al buen rollo!

Sous le ciel de París, Zaz y Pablo Alborán. Esta canción a pesar de su alegre mensaje y lo bonita que es, bien por su tono melancólico bien por el momento en el que la descubrí me rememora momentos tristes. Y es que la escuché por primera vez tras los atentados de París… Unos atentados que jamás deberían haber tenido lugar….Desde aquí también por mucho tiempo que haya pasado (ahora es cuando más nos tenemos que acordar) me sumo al apoyo contra este tipo de actos repulsivos…

Generalmente cuando pienso en París me vienen inevitablemente recuerdos de paseos por el Sena, amor en cada rincón y despertares y anocheceres con luces preciosas tal y como narra la canción. Sin embargo como todos sabéis hace un par de semanas en nombre de un dios unos cuantos hijos de puta oscurecieron la ciudad de la pasión por excelencia. Rompieron corazones en nombre de un supuesto dios que si existiera sentiría por encima de todo asco de ellos. Repugnancia de sus medios, de su bestialidad, de su cobardía. Dejad de NO defender vuestras opiniones de este modo pero sobre todo respetad a los que quieren vivir su vida con felicidad y sin necesidad de amparar sus traumas e inseguridades bajo insensatos pretextos idealistas que solo causan horror y dolor. 💔 💔 💔 #BASTA #libertaddeexpresion#jesuisParis #nonoscallaremos

Evidentemente no solo denuncio estos hechos insensatos de París sino también los que día a día suceden en otros lugares del mundo ante los que no prestamos tanto atención (Kenia por ejemplo). Nada justifica este tipo de actuaciones y nada va a hacer que nos quedamos en silencio. Hoy y siempre con la libertad en cualquiera de sus vertientes.

——————————————————————————————————————–

¡Me despido ya aunque esta vez prometo no tardar tanto en volver a aparecer! ¡Nos leemos enseguida! ¡Un beso enorme! 💋

“Si no te sale ardiendo de dentro,a pesar de todo, no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón, de tu mente, de tu boca y de tus tripas, no lo hagas.” Charles Bukowski


❤Hasta siempre Canadá ❤

Missed my alarm clock ringing
Woke up telephone screaming
Boss man singing his same old song

Rolled in late about an hour
No cup of coffee, no shower
Walk of shame with two different shoes on

Now it is poor me, why me, oh me
Boring the same old worn out blah blah story
There’s no good explanation for it at all

Ain’t no rhyme or reason
No complicated meaning
Ain’t no need to over think it
Let go laughing
Life don’t go quite like you planned it
We try so hard to understand it
Irrefutable, indisputable
Fact is pssh
It happens

My trusty rusty had a flat
I borrowed my neighbors Cadillac,
I’ll be right back going down to Wally World

That yellow light turned red too quickly
Knew that truck the moment it hit me
Out stepped my ex and his new girl
Sorry ‘bout you neck baby

But it’s poor me, why me, oh me
Boring the same old worn out blah blah story
There’s no good explanation for it at all

Ain’t no rhyme or reason
No complicated meaning
Ain’t no need to over think it
Let go laughing
Life don’t go quite like you planned it
We try so hard to understand it
The irrefutable, indisputable
Fact is
It happens

Ain’t no rhyme or reason
No complicated meaning
Ain’t no need to over think it
Let go laughing
Life don’t go quite like you planned it
We try so hard to understand it
The irrefutable, indisputable, fact is
The irrefutable, indisputable, absolutable totally beautiful
Fact is,
It happens

It happens, Sugarland

 

¡Ya estoy en España! No son muchos los días que hace que llegué y por tanto se puede decir que estoy en proceso de readaptación. Os puede parecer mentira pero ahora mismo las costumbres de Canadá todavía permanecen en mi memoria y entre el agobio de volver de nuevo al insti, ponerme al día con lo visto, retomar la actividad deportiva y reunirme con familiares y amigos y contarles mis batallitas, estoy más que agotada. Eso de llevar tirando de mi cuerpo desde el martes con pocas horas de sueño, bastante trabajo y mucho jetlag me está pasando factura. Espero recuperarme pronto, mientras tanto me valdré de los recuerdos y los momentazos vividos para seguir hacia delante con la realidad.

Para ello, voy a darme un subidón resumiendo los mejores momentos de la última semana y de paso ofreciendooslos a vosotr@s en forma del último post de este increíble intercambio. ¿Qué os parece si reanudamos nuestro diario en el punto final de la entrada anterior?

El domingo 20 quedamos algunos canadienses y españoles para ir al minigolf y a los cars. Como veis no paramos en casa, sé que es una idea que he repetido ya varias veces pero considero que es un acto de agradecer a nuestras familias  y aprovechando este altavoz quiero hacerlo una vez más.

Enlace permanente de imagen incrustada

Como era de esperar pasamos un rato de lo más agradable y los piques por los adelantamientos nos sirvieron de tema de conversación también a lo largo de la tarde mientras tomábamos algo en un pequeño local muy cuco llamado Moo donde hacen batidos, helados, chocolate y demás productos artesanales.

Yo probé en esta ocasión por recomendación de mi canadiense Alyssa un chocolate caliente helado y desde luego la pinta no engaña. ¡Estaba más que delicioso!

Enlace permanente de imagen incrustada

A la noche tuvimos cena familiar en casa y de nuevo me reuní con toda mi familia adoptiva. Ya sabéis lo que tienen este tipo de reuniones, anécdotas que salen a la luz por primera vez, risas por antiguos recuerdos, nostalgia y hasta juegos divertidos con balones que desencadenan fuertes agujetas abdominales en los días siguientes.

El lunes me dirigí al instituto con Alyssa. Como cualquier otro día en su insti, unas cuantas clases relajadas, tiempo libre, lectura en la biblioteca, lunch y algún que otro skype con mi familia. Antes de volver a casa para cenar, pasamos por Ice Cream Milshakes, uno de los pubs de venta de batidos más importantes de la provincia. Además de ser enormes, están sabrosísimos! Yo me animé con el de coco, chocolate negro y nata y no me pudo gustar más. Qué gusto da conocer de mano de los nativos los mejores puntos de su región!

Enlace permanente de imagen incrustada

En cuanto al martes nos desplazamos a Drumheller, para ver el Museo Real Tyrrel. Al parecer, se trata de uno de los museos más importantes del país y no se puede negar que la cantidad de material que presenta es innumerable. Yo a decir verdad no siento especial interés por los dinosaurios y sin embargo disfruté curioseando tanta maqueta y contenido.

A continuación, nos dirigimos a una vieja mina de carbón en la que pudimos contemplar sus diferentes galerías y donde un exminero nos explicó los antiguos métodos de trabajo que se realizaban en ella. Nos contó entre muchas otras cosas interesantes que a día de hoy las minas de carbón no tienen ningún valor y es que a las multinacionales no les sale rentable extraer este mineral mientras el gran gigante -el petróleo- esté presente o por ejemplo, como transportaban el carbón hasta la llanura en pequeñas vagonetas. Es más pudimos disfrutar de un paseo por los alrededores en una de ellas. Para mí una visita de lo más recomendable! Os dejo algunas fotos:

Enlace permanente de imagen incrustada

Posteriormente, nos desplazamos a una zona semidesértica (por cierto muy extraño de contemplar en un país tan verde) con gran cantidad de chimeneas de hadas y demás formas de relieve áridas. No sabéis lo que me recordo este terreno a las Bardenas Reales.

Enlace permanente de imagen incrustada

El miércoles y jueves fueron también de asistencia al instituto. En cuanto a lo que hicimos a la tarde: montar a los caballos, leer en el jardín, conversar con la familia…. Además el miércoles a la tarde estuve en el club de deporte de Alyssa haciendo entretenidos ejercicios de equilibrio y el jueves saqué una horita para irme a correr por un precioso camino cubierto de hojas de mil y un colores que indicaban ya la llegada del otoño. Ya sabéis que yo soy de verano, pero debo decir que los paisajes de Canadá en otoño no tienen desperdicio.

El viernes fue mi último día en el instituto y posiblemente fue en ese momento cuando por primera vez fui realmente consciente de que mis horas en esas tierras estaban contadas. No pude evitar echar la vista atrás y visualizar cada uno de los momentos vividos. La melancolía me invadió al instante pero también la felicidad por lo realmente acogida que alli me había sentido.

A la tarde volvimos al instituto pero esta vez para hacer la despedida formal con directivos y demás profesorado. Tras los emotivos discursos, llegó la hora del supper y comimos de un suculento buffet que había ido proporcionando cada familia. Un par de bailes, unas risas y regreso a casa. Pero no sola, ¡que va! Junto a mí, vinieron a casa muchos canadienses con mis respectivos compañeros españoles para la celebración de una fiesta al más puro estilo canadiense.

Enlace permanente de imagen incrustada

Fogata, atrapa la bandera, cocción al fuego de perritos calientes, secretos a pie de llamas, bengalas artificiales que al cerrar los ojos y soplar muy fuerte se llevan al cielo los deseos, fluorescentes de mil y un colores que se brillan por los aires y mucha estrella flotando en lo más alto del firmamento.

Enlace permanente de imagen incrustada

Apreciando, contemplando, charlando con amigos… las cinco de la mañana nos marcó el reloj y ¡en Canadá! cosa aún más excepcional si cabe.

Pero en lugar de recogernos, nos trasladamos de la hoguera a nuestras tiendas de campaña con nuestras mil y una mantas a las espaldas.

Sí, como oís, esa noche íbamos a dormir un gran grupo en dos tiendas de campaña a la sombra de la luna llena con pequeños lobeznos a nuestro alrededor. Y para mejorar todavía este contexto, antes del plácido sueño tocaba ver ronda de películas. Como imaginaréis, cuando me desperté a la mañana siguiente un profundo sentimiento de plenitud me invadía, qué magnífico, qué insuperable, qué de película!

Y mi sonrisa aún fue mayor cuando un gran desayuno me esperaba en la mesa! Salchichas, huevos revueltos, tostadas francesas, arándanos, fambruesas…

Tras una apetecible ducha, me metí en la cocina con los españoles para hacer una tortilla de patata. La verdad es que no sabía ni por donde empezar pues jamás me había dado por hacerla en España y mirad por donde tuve que cocinarla por primera vez a 16000 kilómetros de distancia… Paradojas de la vida me imagino, y también muchas ganas de comida española 😜.

Enlace permanente de imagen incrustada

A la tarde todos juntos fuimos a ver un partido de hockey sobre hielo. En mi humilde opinión mucho más recomendable que el fútbol americano, más que nada porque es más seguido, movido y engancha más. Eso sí, si queréis ver espectáculo de luchas, los dos tienen broncas a la par!

Enlace permanente de imagen incrustada

El domingo fue un día triste, un día agridulce. Después de desayunar a petición mía unos creps de fresas con chocolate tocó rehacer la maleta y comprar los últimos souvenirs que me quedaban, llegó el momento de decir adiós.

Adiós a mi familia por un mes, a una tierra pura, limpia y verde a más no poder, a gente maravillosa que volveré a ver en seis meses y espero que no por última vez. En definitiva, tocó decir adiós a una vida campestre de lujo que me ofreció todo a cambio de nada.

No sé si me gustan las despedidas. Pero ahora que lo pienso creo que son necesarias. Son imprescindibles para darte cuenta de quien te ha marcado y hasta que punto. Me viene a la mente por ejemplo la despedida de mis compañeros del Campus de Profundización Científica este julio, y aunque la de Canadá no fue tan traumática, si que se puede decir que me dejó el mismo desaliento, la misma sensación de no querer volver a tu vida normal, de querer permanecer en ese estado, en esa nueva forma de vida, en esa burbuja, con esa nueva gente.

En el camino en dirección a Calgary mis compañeros españoles y yo compartimos las vivencias del mes y todos nosotros no pudimos evitar deshacernos en halagos hacia nuestras familias.

Yo desde aquí les doy las gracias a Alyssa, Jim, Jean y Blake por tratarme como una hija más, por su atención, paciencia y simpatía, por desvivirse por mí siempre y de verdad me siento más que afortunada por tener una familia tan fantástica.

Canadá por tanto, se me despidió con un hasta pronto, una fogata, olor a café helado y una inmensa luna llena, con lobos alrededor de mi tienda de campaña, con agua pura, con mucho verde, con risas y bajo un deseo en bengala…

Volver a ti es mi promesa a cumplir, gracias por zarandearme, por culturizarme y devolverme a mi tierra más fuerte y más libre, por bañarme con tu lluvia para llevarte con ella todo lo que me escocía, una parte de mí se queda aún paseando por tus calles, bosques y lagos.

Nos vemos pronto, nos quedó pendiente un té, más cookies con mantequilla de cacahuete, algún que otro crep con sirope de arce y ver a mi querida familia de nuevo.

CANADÁ TE QUIERO 💖💖💖

“No existen tierras extrañas, es el viajero el único extraño”. Robert Louise Stevenson.

Enlace permanente de imagen incrustada


CANADÁ: BANFF Y MÁS AVENTURAS

Run away with me
Lost souls in revelry
Running wild and running free
Two kids, you and me

And I say
Hey, living like we’re renegades
Hey, living like we’re renegades
Renegades, renegades

Long live the pioneers
Rebels and mutineers
Go forth and have no fear
Come close and lend an ear

And I say
Hey, living like we’re renegades
Hey, living like we’re renegades
Renegades, renegades

All hail the underdogs
All hail the new kids
All hail the outlaws
Spielbergs and Kubricks

It’s our time to make a move
It’s our time to make amends
It’s our time to break the rules
Let’s begin…

And I say
Hey, living like we’re renegades
Hey, living like we’re renegades
Renegades, renegades

X Ambassadors – Renegades

Muy buenas amig@s! Sin duda creo que lo mejor de estar en un país extranjero mas de un par de semanas es el hecho de que se descubren los entresijos cotidianos y la verdadera cultura del país. Podríamos decir algo así como que se deja de pasear como turista para convertirte en uno más.

Por ejemplo en esta temporada por aquí he aprendido que siempre que se entra en una casa hay que quitarse los zapatos, que se puede conducir a partir de los dieciséis y que mientras se realiza este acto se puede comer, beber e incluso hablar por teléfono, que la edad minima para trabajar son los 14 y que esta mal considerado no tener un puesto fijo de trabajo a partir de ese momento, que los inodoros estan llenos de agua casi hasta rebosar pero no por ello están rotos, que cuando en el instituto suena el himno nacional hay que dejar de hacer todo para levantarse, que cuando te presentan a una persona su nombre debe perdurar en tu memoria, que las parejas generalmente no suelen dar muestra de su afecto, que acoger a cualquiera hasta el punto de que se considere como en su propia casa y que para saludarse basta con un abrazo, eso de los dos besos no lleva para nada.

Todas estas cosas pueden parecer obvias o quizás no tan diferentes pero os aseguro que el primer día que estaba en clase, me quede alucinada ante la reacción de los canadieneses al solar el himno y me imagino que ellos ante la mía con esa cara de no saber muy bien que hacer. Desde ese día os aseguro que soy la primera en detener todo para levantarme.

Anécdotas y tradiciones aparte, me siento más que afortunada de poder disfrutar de una estancia tan agradable por estas tierras. Como hay mucho que contar, no me enrollo mas, vamos al grano:

El jueves 11 nos desplazamos a Calgary, una de las ciudades más pobladas de Alberta. Se caracteriza por ser una gran sede de negocios con una creciente y moderna arquitectura. Lo primero que hicimos fue ver la torre más alta de Calgary, un mirador de vértigo con unas vistas que quitaban el hipo. A continuación un paseo por la zona de Chinatown y la calle Mayor, donde me volví loca con la multitud de tiendas de piel que había. Posteriormente asistimos al museo de la ciencia donde nos proyectaron un interesante documental de astronomía y al centro comercial más grande de la ciudad. Más que nada no hay que dejar de verlo por su deslumbrante entrada principal! La verdad es que también compré un par de cosillas en tiendas canadienses que ya os enseñare en siguientes posts.

El viernes 11 fue sin duda un día fantástico. Por la mañana nos desplazamos al instituto con Alyssa donde acudí a sus respectivas clases. A la salida nos fuimos directas al lago Sylvian donde disfruté como una enana puesto que conduje una moto de agua, me arrastraron desde esta subida a un donuts hinchable (vídeo en mi instagram), fui en canoa y hasta hicimos una fogata en el bosque para cocinar marshmallows. Cuanta adrenalina liberé! Para rematar la jornada acudimos a ver un partido de futbol americano. Desafortunadamente el equipo de mi insti canadiense perdió pero al menos comprobamos de primera mano como es el deporte típico de Canada.Enlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustada

El sábado 12 cogimos el autobus a las 8:30 de la mañana para pasar los siguientes cuatro días en el Parque Nacional de Banff. Tardamos en llegar alrededor de tres horas pero sin duda mereció la pena: visita al cañón Johson con unas impresionantes cataratas. Si están así en septiembre no me quiero imaginar su belleza en temporada de deshielo. Posteriormente nos desplazamos al hotel donde íbamos a alojar para desempaquetar maletas e ir rápidamente a cenar. Tras esto unas cuantas vueltas por la ciudad de Banff para coger souvenirs y empaparse del ambiente.

Enlace permanente de imagen incrustada

El domingo 13 cogimos una góndola para ver la magnífica perspectiva de las montañas Rocosas desde el parador. Era un dia con mucha niebla pero eso no nos impidió disfrutar de este pedazo paisaje. Al contrario de lo que puede parecer este tiempo para apreciarlas tiene mucho encanto. Posteriormente para bajar las montañas algunos optaron por góndola de nuevo y muchos de nosotros por el descenso a pie. Que bien que hicimos, el entorno era fabuloso! Tras la comida estuvimos en las Upper Hot Springs. Estas son unas termas con agua caliente que se origina en la montaña. Tiene que ser increíble ver en invierno mientras estás en este balneario las montañas nevadas. Menudo contraste!

Finalmente nos dirigimos al Lago Louise. Una de las cosas más impresionantes que he visto hasta el momento. Lo que más boquiabierta me dejó fue ese agua tan limpia, tan mágica, tan azul y la extension que alcanzaba. Esa prolongación de agua pura parecía no tener fin! No sé cuantas fotos me pude llegar a hacer allí, aun así seguro que no suficientes.

Cuando ves una naturaleza tan espectacular al menos yo me pregunto, ¿cómo ha sido posible la formación de una maravilla así? Ese día me fui a dormir con mejor sabor de boca que el que ya de por si tengo por aquí! Muy afortunada por haber visto algo tan indescriptible, tan imprescindible.

Enlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustada

El lunes 14 después del desayuno pudimos disfrutar de un poco de tiempo libre. Lo aproveché para curiosear la ciudad y preparar alguna que otra sorpresa…. Y hasta aqui puedo contar que sino me voy de la lengua… Tras esto nos dirigimos al manantial de la montaña donde nacía el agua tan caliente donde nos habíamos bañado el día anterior. Caminando volvimos a Banff y una vez allí nos desplazamos hasta el lago Minnewanka donde disfrutamos de un crucero en barco. La verdad es que el tiempo era malísimo, llovia bastante pero el paisaje era de 10 así que a contemplar el imparable espectaculo. Este lago a pesar de no tener el renombre del Louise, es 14 veces más grande, presenta dos tipos de fauna y flora distinta en función del lado de cordillera que miremos y tiene tras si un interesante mito. Yo os aconsejo 100% visitarlo, no os lo perdáis!

Enlace permanente de imagen incrustadaEnlace permanente de imagen incrustada

Nuestro ultimo dia en Banff se redujo a la visita al Glaciar Athabasca. Jamas me había tocado ver una lengua glaciar y al hacerlo, me quedé sin habla, menuda pasada! Otro sitio que se debe visitar sin duda si se viaja a la provincia de Alberta, denunciable si no se hace! Antes de volver a nuestros respectivos hogares hicimos un alto en el camino para ver las cataratas Tangle. A mí personalmente me resultaron más admirables que las del Cañón. Esos diferentes manantiales, la posibilidad de aproximarte a ellas, su altura y su estratégico nacimiento…

Enlace permanente de imagen incrustada

Sin duda el Parque Nacional de Banff merece la pena, y no solo por la calidad del entorno sino por la biodiversidad que presenta.

El miercoles 16 aproveche para “descansar”. Asistí al instituto y a la tarde tras montar a caballo nos embarcamos en una aventura con su club deportivo. En esta ocasión nos toco cruzar el rio ( a mí con vaqueros que desconocía lo que íbamos a realizar) y a continuación seguir unas coordenadas para llegar hasta la meta. Tras mucho correr y empapadas, las chicas nos impusimos a os chicos, olé nosotras!

El jueves 17 para no faltar a la tradición también fue un día de nonstop. A la mañana instituto y patinaje sobre hielo. Por la tarde, aprendí a disparar armas y con algunos españoles y canadienses me fui a una típica fiesta de aquí. Lo cierto es que nada tienen que ver con las nuestras pero no por eso son menos apetecibles. Fuegos artificiales, juegos tradicionales, saltos en las colchonetas, canciones alrededor de una fogata de leña y cocina en esta de hotdogs y marsmallows. Para los que no sepas que es esto ultimo os cuento: consiste en coger las típicas nubes de chucherías, calentarlas en el fuego y cuando estén casi fundida, poner en ella galletas y chocolate de tableta. La verdad es que no son aptas para golosos porque crean una adicción absoluta! A las once de la noche terminó la party y como buena canadiense fue llegar a casa y caer rendida.

Enlace permanente de imagen incrustada

Pasamos al viernes 18, un día festivo aquí así que de par de mañana nos fuimos pintar cerámica a una tienda de Red Deer. Yo que no soy nada manitas, tengo que decir que no lo hice tan mal. A falta de tenerlo entre mis manos, la capa de pintura que le di fue bastante buena. Tras el taller de relax para los artísticos, estrés para los nerviosos fuimos a hacer el lunch a Tim Hortons.

Enlace permanente de imagen incrustada

Este es un tipico restaurante canadiense que nació en 1964 en Hamilton, Ontorio. Los primeros locales ofrecían únicamente cafes y donuts pero dada la gran acogida pronto empezó a vender otros productos como magdalenas, cookies, sopas, sandwiches… Lo cierto es que a pesar de tratarse de comida rápida (como todo aquí) esta bastante buena y su precio es muy bajo. Ademas si decides llevarte tu pedido, te ofrecen un packing muy americano.

Enlace permanente de imagen incrustada

Poco después fuimos a una gran plantación de maíz que ha sido diseñada como un laberinto. Al ir en grupo nos lo pasamos muy bien, no paramos de reírnos, nos montamos en las atracciones que había en el recinto y lié una al ser incapaz de ponerme uno de mis botines en tres cuartos de hora que se une ya a la lista de mis anécdotas incomprensibles…jajaja. Como disfrutamos!

Pero para disfrute también el del sábado que fuimos al inmenso parque acuático que hay en el centro comercial de la ciudad de Edmonton. Más que un parque es un pueblo, que dimensiones y menudas atracciones! Todavía no sé como me lancé por esos toboganes de metros y metros y vueltas y vueltas pero definitivamente valió la pena! Asi que si vais por mucho que os impresione no dudeis en montaros, la experiencia es irrepetible! Después un poco de shopping por el mall y de vuelta a casa!

Podemos decir que este ha sido el resumen completo de otra de mis semanas por aquí. Lamentablemente esto llega a su fin, y con ello se incrementan las ganas de no querer moverme de aquí. Pero como dice un buen amigo, cuando me toque marchar no estaré trsite por la partida sino feliz por lo que he podido experimentar y vivir por estas tierras. Allá donde esté, Canadá vendrá conmigo siempre.

Enlace permanente de imagen incrustada

Un beso muy fuerte! Nos leemos en breve!

“Quizás estar vivo sea eso, perseguir instantes que mueren”. La elegancia del erizo.